Divertia alegará contra el informe que le acusa de desprestigiar a Álvaro Bueno

Jesús Martínez Salvador.
Jesús Martínez Salvador. / D. MORA

El exconservador del Botánico confía en que «el Ayuntamiento tome medidas» tras la expulsión del equipo científico del Jardín «con malas artes»

ELENA RODRÍGUEZ GIJÓN.

El presidente de Divertia, el edil Jesús Martínez Salvador, señaló ayer que los servicios jurídicos de la empresa municipal alegarán contra el informe de la Inspección de Trabajo en el que se le acusa de haber vulnerado la dignidad del exconservador del Jardín Botánico, Álvaro Bueno, del que prescindió a finales de 2016 atribuyéndole el «mal clima laboral» que existía en las instalaciones e «injerencia en tareas municipales». La conclusión de Inspección de Trabajo tiene lugar después de que Bueno presentara en noviembre de 2016 una denuncia por acoso laboral.

Según Martínez Salvador, Divertia considera que dicha denuncia «está mal fundamentada» ya que se presentó por hostigamiento e Inspección aprecia vulneración del honor. «En ningún momento habla de acoso», señaló el edil, que dijo «ratificarse en todas las decisiones adoptadas».

Sobre el jefe de la oficina administrativa, Pedro Avello, del que Inspección sostiene que «adoptó decisiones impropias de su puesto y del todo inadecuadas» y «desacreditó públicamente sin argumento alguno a Álvaro Bueno poniendo en entredicho su prestigio», el presidente de Divertia apunta que «siempre estuvo respaldado por sus superiores». Y sobre él mismo, al que la inspectora le reprocha que no «abordara el problema en profundidad y planteara soluciones», el edil sostiene que «se intentó solucionarlo muchas veces, con un montón de reuniones y conversaciones, pero Bueno se extralimitaba en sus funciones y resultó imposible».

Precisamente, para tomar la decisión de prescindir del conservador, Divertia se basó en el informe realizado por el servicio mancomunado de Prevención de Riesgos Laborales. «Era muy claro», añade el concejal.

Álvaro Bueno, en cambio, afirma «sentirse muy decepcionado» con dicho servicio, con Francisco Heredia al frente. «Fue un informe vergonzoso, sesgado y parcial, pues no se nos consultó y se nos acusó del mal clima laboral. Se quiso aprovechar para expulsarnos al equipo científico. Es muy grave y demuestra que no es una guerra aislada entre el jefe de la oficina administrativa y dos científicos. Fue un intento de distintos organismos del Ayuntamiento, entre ellos Parques y Jardines, por echarnos; ha sido un proceso coordinado de varias personas con una intención clarísima: dejar fuera del Botánico a la Universidad. Daba igual si el trabajo estaba bien hecho. Se usaron malas artes». Sobre las razones, cree que «lo que se busca es tener un parque lúdico, para fiestas, dilapidando así un proyecto singular, bien hecho y referente en España».

Siete meses sin equipo

El biólogo -que atribuye el inicio de esta situación a la creación de Divertia, lo que dejó al Botánico sin gerente- recuerda que el jardín lleva siete meses sin equipo científico, a la espera del convenio con la Universidad, ya suscrito. «El daño es tremendo y no se han cumplido ninguno de los compromisos adquiridos». Es responsabilidad de la Universidad sacar a concurso las plazas para el comité científico (cuya elección tendrá que aprobar el Ayuntamiento, algo criticado por Ciudadanos) y Bueno ya adelanta que se presentará para «intentar reconducir el Botánico y que no acabe muerto».

Mientras, confía en que el Ayuntamiento y, en concreto, el servicio de Prevención de Riesgos Laborales «estudie lo que ha pasado y tome medidas». Sostiene que Pedro Avello y la responsable de Mantenimiento, Susana Noriega, han creado «una situación explosiva» en el Botánico «envenenando relaciones y manejándolo como un cortijo».

Para la edil socialista Lara Martínez, «el informe de Inspección es demoledor y de extrema gravedad» y recuerda que, al conocer los problemas, solicitó «una evaluación de riesgos psicosociales, pero Martínez Salvador, Ana Braña (Administración Pública) y la alcaldesa lo rechazaron». Por eso, exige «responsabilidades inmediatas» al edil y al gerente de Divertia, Jorge González-Palacios.

Fotos

Vídeos