El documento insta al Principado a rebajar las torres de Nuevo Roces

«Propone una ordenación cuyo objetivo sea más humilde», pasando de las 27 plantas que recoge el plan especial a 12

I. V. GIJÓN.

«Esta no es la localización más adecuada para los edificios más altos de Gijón». La memoria justificativa vinculada al «documento de segunda información pública» del Plan General de Ordenación deja constancia, negro sobre blanco, del rechazo municipal a la construcción de cuatro grandes bloques de veintisiete plantas de altura en Nuevo Roces, dos a cada extremo de la avenida central al área ubicada al sur de la ronda. Al tratarse de una actuación urbanística concertada (AUC), no obstante, las indicaciones no pasarán de ser una recomendación al Principado, que tiene la competencia para la ordenación urbanística de este ámbito.

El plan especial que sirvió para el desarrollo de esta zona residencial contemplaba inicialmente dos grandes construcciones, una en cada punta del barrio, diseñadas a modo de arcos de entrada a la avenida. Cada una de ellas estaba concebida como dos bloques levantados en paralelo, uno a cada lado del vial, pero unidos entre sí, a partir de una determinada altura, por un cuerpo central situado sobre la carretera.

En 2008, una modificación del documento renunciaba a estos arcos, que para mantener la edificabilidad fueron sustituidos sobre el plano por torres de 27 alturas. En total cuatro, dos en cada entrada a Nuevo Roces. Todas ellas llevarían adosado un segundo bloque con la misma superficie en planta que ellas, pero tan solo cuatro pisos. El documento que mañana se votará en el Pleno cree, no obstante, que el tamaño propuesto para estos edificios «no resulta idóneo» para ese emplazamiento, a lo que añade que «las circunstancias socioeconómicas no son favorables para actuaciones de tal envergadura». En este sentido, propone «una ordenación cuyo objetivo sea más humilde y constituya hitos a nivel local y no de ciudad», es decir, que la aspiración de estos edificios sea ser los más altos del barrio, pero no los más altos de Gijón.

Reclama «desbloquear y resolver» el desarrollo del suelo residencial al sur de la autovía minera

Para no reducir el aprovechamiento urbanístico, plantea sustituir el diseño actual por cuatro 'pastillas' de un máximo de doce alturas, igualando en cada bloque edificatorio la parte ahora reservada para torres de veintisiete pisos y la limitada a cuatro. Más en concreto, la idea de los redactores del plan es una planta baja, diez pisos y una planta bajocubierta. El documento recoge, por otra parte, la necesidad de «estudiar un sistema de gestión que permita desbloquear y resolver el desarrollo de la bolsa de suelo residencial situado al otro lado de la autovía minera».

Túnel desde Montevil

En la memoria justificativa se detallan, además, «varias soluciones para la mejora de accesos» a Nuevo Roces. Por el este, los planos del nuevo PGO recogen ya la glorieta en las inmediaciones de la antigua cerámica, en el cruce entre la carretera de Pola de Siero (AS-248) y el camín de Contrueces, cuya construcción el Ayuntamiento lleva meses tramitando. Se complementará con dos viales que conectarán directamente el viaducto de la AS-248 con la avenida de El Llano. Por el oeste se contempla el desdoblamiento de la carretera carbonera.

Finalmente, pese a su elevado coste, se dibuja «para un plazo temporal previsiblemente superior a la vigencia del plan y si las condiciones económicas municipales se consideran idóneas para su realización», un trazado de túnel desde Antonio Machado, en Montevil, hasta Benito Otero Martínez, en Nuevo Roces.

Temas

Gijón

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos