El dragado de los estanques de Isabel la Católica, en el aire al desistir Joca de su contrato

Un cisne blanco nada en uno de los estanques del parque de Isabel la Católica. / JORGE PETEIRO

Parques y Jardines había dado ayer de plazo límite para iniciar las obras, pero la empresa comunicó su renuncia al carecer de la maquinaria exigida

M. MORO GIJÓN.

El dragado de los estanques del parque de Isabel la Católica se suma al listado de las obras municipales que se complican como ocurrió anteriormente con la semipeatonalización de la calle Aguado, la reforma del 'Kilometrín' o la remodelación de los soportales de Marqués de San Esteban.

El Ayuntamiento había dado ayer de plazo límite a la empresa extremeña Joca Ingeniería y Construcciones para que iniciase la retirada de los lodos del fondo de los estanques bajo amenaza de rescisión del contrato. Tras meses de evasivas, la firma no se presentó en Isabel la Católica porque el pasado viernes comunicó a Parques y Jardines que renunciaba a la obra al carecer de la maquinaria y los medios exigidos por el Ayuntamiento para realizar la tarea encomendada. Al parecer, el problema ha residido en la exigencia municipal de utilizar una draga ecológica o pontona flotante, dotada de bomba succionadora de fangos, para extraer en ambos estanques un volumen estimado de 4.241 metros cúbicos de residuos. Una solución que parece que resulta difícil de subcontratar en el mercado, pero que ofrece ventajas medioambientales. Al ser una balsa flotante, su actividad no afectaría a los árboles del parque más próximos a los estanques ni requiere la reposición de zonas verdes. También evita el traslado de las aves durante las obras.

El Consistorio tendrá que ver ahora si penaliza económicamente a una empresa. Parques y Jardines revisará a su vez el pliego para evaluar que los requisitos técnicos sean asumibles para las empresas si el contrato de casi 400.000 euros vuelve a salir a licitación.

La oposición rechaza la autorización de ferias y mercadillos en el plan de uso del parque

Uso y gestión

Por otra parte, ayer se presentó en el marco del Consejo Sectorial de Medio Ambiente el plan de uso y gestión del parque de Isabel la Católica. La mayoría de la oposición instó a la alcaldesa a modificar el articulado en lo referente a la autorización de la organización de ferias y mercadillos, que se permitía sujeto a restricciones, en este espacio de alto valor ecológico. Moriyón, al parecer, recogió el guante ante dicha petición. Por último, la unidad de vigilancia ambiental de la Policía Local también dio cuenta de sus intervenciones en el último trimestre. Esta unidad se puso en marcha en abril de 2016 y se ha regularizado a través de la ordenanza de protección del medio ambiente atmosférico en vigor desde julio de 2017.

Temas

Gijón

Fotos

Vídeos