La dueña de un perro encuentra carne con alfileres en Nuevo Gijón

La carne con los alfileres incrustados hallada en Nuevo Gijón. / E. C.
La carne con los alfileres incrustados hallada en Nuevo Gijón. / E. C.

«Esta vez tuve suerte de que 'Walas' obedeció y lo soltó», explica María del Campo, que ya tuvo que sacrificar una mascota por ingerir estas trampas

P. LAMADRID / L. RAMOS GIJÓN.

Un nuevo peligro para los perros apareció ayer en Nuevo Gijón. Una vecina encontró varios trozos de carne con alfileres en la calle Tránsito de Monsacro. Lo halló la nuera de María del Campo, que paseaba con 'Walas', el perro de su suegra. Se da la circunstancia de que la dueña ya tuvo que sacrificar a 'Lindi', el año pasado, por ingerir un trozo de carne con objetos punzantes. Fue en el mismo sitio que donde apareció ayer la carne saboteada y había al menos tres más en la zona.

«Esta vez tuve suerte de que el 'perrín' que adopté después de morir 'Lindi' obedeció y lo soltó», explicó Del Campo. En el caso de su perra, ingirió la carne y las consecuencias fueron nefastas. «Además, tenía 17 años y padecía del corazón», indicó. Esta vecina manifestó su intención de acudir a la Policía para presentar una denuncia, como ya hiciera en la anterior ocasión. «A ver si somos capaces de acabar con esto», deseó. Casi todas las semanas desde hace tres años aparece carne envenenada o con alfileres en algún punto de la ciudad. Desde Los Pericones hasta el parque de El Lauredal, pasando por la plaza de Europa o el Parque Fluvial. Incluso en plena calle, como los episodios registrados en el barrio de El Coto durante varias semanas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos