Dulce Gallego abre una disputada carrera a la secretaría del PSOE gijonés

Dulce Gallego. / PALOMA UCHA

La exconcejala opta a dirigir la agrupación en una quiniela que incluye a Monchu García, César González, Pachi Blanco, Iván Álvarez Raja y Carmen Eva Pérez

CHELO TUYA GIJÓN.

«Defiendo la política, no el revanchismo». El pasado 3 de agosto, la exconcejala Dulce Gallego daba su primer discurso público tras cuatro años de mortificado silencio. Los que pasó bajo la losa de una acusación por prevaricación, fraude y exacciones legales durante su etapa como presidenta de la Empresa Municipal de Aguas (EMA). Acusaciones desmentidas por la rotunda sentencia que el juzgado de lo Penal número 2 de Gijón hizo pública el 13 de julio. Tan rotunda que ni la Fiscalía, que tenía opción, ni los denunciantes plantearon recurso.

Por eso, cuando el 3 de agosto más de 300 personas se reunieron en el Hotel Begoña, convocados por el Fórum de Política Feminista, entidad a la que pertenece Gallego, para homenajear a la exconcejala socialista, ella aprovechó para reivindicar «la política, no las artimañas».

Un discurso que aplaudieron clásicos del socialismo gijonés como el exalcalde y expresidente Vicente Álvarez Areces, la exconsejera y exconcejala Teresa Ordiz o el exsecretario de la UGT Justo Rodríguez Braga. Pero también representantes del feminismo gijonés, como la presidenta de la Tertulia Les Comadres, Begoña Piñeiro, o de las entidades sociales, como la presidenta de la Fundación Mar de Niebla, Blanca Cañedo-Argüelles. Un discurso que sirvió de aviso a navegantes. Dicen quienes lo escucharon que «fue muy emocionante». Y algo más. Dicen que quedó claro que Dulce Gallego volvía por su fueros y, ahora, ha confirmado que su decisión es no estar callada más tiempo. Opta a dirigir la Agrupación Socialista Gijonesa.

Lo hace arropada con personas que han estado a su lado a las duras y las maduras, como Ángel Calvo, y expertas en las claves internas del PSOE gijonés, como la exsecretaria de organización de la Agrupación Socialista Gijonesa Blanca Aranda. Es la suya, dicen todos, «una candidatura integradora», que no está cerrada y que aspira «a recuperar al socialismo gijonés. Que la agrupación mayoritaria de la ciudad más poblada de Asturias recupere su fuerza».

La carrera que abre Dulce Gallego tiene fechas claras. El congreso debe celebrarse antes de diciembre. Entre el 11 de octubre y el 26 de noviembre debe quedar cerrado todo el proceso, para el que aún no se sabe si el candidato se presentará como opción única o si deberá dar a conocer al electorado a todos los integrantes de su directiva.

Lo que sí se sabe es que Dulce Gallego no correrá sola hacia la meta. Hasta cinco nombres más se barajan para ocupar el cargo.

Dos concejales

Los tiempos de los congresos a la búlgara o de candidatos únicos con el apoyo de aparato y militantes parecen haber a la historia. La crisis interna vivida en los últimos años por el PSOE en España tuvo sus ramificaciones en las federaciones regionales y las agrupaciones locales. Así, la lucha entre 'sanchistas' y 'susanistas' para la elección del secretario general, que contra todo pronóstico recuperó Pedro Sánchez, dio paso a la batalla entre el actual presidente de la gestora gijonesa y portavoz municipal, José María Pérez, y el alcalde de Laviana para hacerse con el mando de la Federación Socialista Asturiana.

Fue el 'sanchista' quien sustituye ya al actual presidente del Principado, Javier Fernández. En Gijón, además de Dulce Gallego suenan los nombres de los concejales José Ramón García, Monchu, y César González. Amigos, militantes, altruistas, ellos son el germen de Mar de Niebla, la entidad sin ánimo de lucro nacida por y para La Calzada que ofrece soluciones a menores y mayores con escasos recursos.

Quienes les apoyan rechazan etiquetas, aunque Monchu García es el secretario de organización de la actual gestora socialista. Algo, lo de rechazar etiquetas, que no pueden hacer el resto de nombres que aparecen en las quinielas. Al también exconcejal Iván Álvarez Raja, 'sanchista' declarado, le sitúan todos en la carrera hacia la agrupación, aunque él prefiere bromear y decir que «estoy lejos de eso».

Junto a ellos, aparece Pachi Blanco, quien apostó para Ferraz en principio por Pachi López, por su perfil de consenso, y luego se le vinculó a Pedro Sánchez, aunque hay quien le coloca más en el cartel de 'presidenciable' autonómico. Cierra el quinteto la diputada Carmen Eva Pérez, tan declarada 'susanista' como sobrina del desaparecido presidente de los socialistas gijoneses, Marcelo García.

Fotos

Vídeos