La edificabilidad de parcelas en la zona rural centra las primeras consultas del PGO

Un joven ante los tomos del catálogo urbanístico, en el primer día de exposición pública. / AURELIO FLÓREZ
Un joven ante los tomos del catálogo urbanístico, en el primer día de exposición pública. / AURELIO FLÓREZ

El documento, junto al nuevo catálogo, estará en exposición pública hasta el 1 de diciembre en el sótano de la Casa Rosada

I. VILLAR GIJÓN.

Diferentes planos de Gijón decoran las paredes. Y en el centro de la sala, dos grandes mesas. Sobre la primera reposan una treintena de tomos con las fichas y memorias del renovado catálogo urbanístico, en el que 130 bienes ven rebajada su protección integral a una de carácter parcial o ambiental. La segunda mesa está cubierta por enormes copias a escala 1:1000 de cada una de las cuadrículas en las que se divide la ciudad y en las que se reflejan usos, edificabilidad y tipología de construcción permitidos en cada finca. Al fondo, dos puestos de consulta donde técnicos municipales y miembros del equipo redactor tratan de resolver a cualquier interesado sus dudas tanto sobre el catálogo como sobre el nuevo Plan General de Ordenación.

Ayer dio comienzo en uno de los sótanos de la Casa Rosada, con entrada desde la calle Maternidad, el segundo periodo de información pública del PGO, que se prolongará hasta el 1 de diciembre y que va acompañado de la exposición de la modificación del catálogo urbanístico, también abierta a alegaciones. El horario de atención es de 10 a 14 horas de lunes a viernes, y los miércoles también de 16 a 19 horas. En la primera jornada fueron varios los ciudadanos que se acercaron a consultar los planos, la mayoría interesados en saber si sus parcelas en zona rural eran o no edificables. Es el caso de Susana Fernández, quien asegura que su familia lleva cuarenta años esperando poder construir en una finca de 10.000 metros cuadrados en Roces. «En todas las de al lado se puede edificar pero, una vez más, en la nuestra no. Estamos justo en el límite, tiene alcantarillado y saneamiento, es llana y a dos pasos sí permiten construir. Pero nuestra parcela solo sirve para tener ovejas», lamenta. En una situación similar está Sergio Iglesias, quien ya tiene claro que presentará alegaciones para poder edificar en un terreno de su propiedad en Veranes. «Es un poco frustrante ver que tus vecinos pueden y tú no. No sé qué criterio siguen exactamente».

José Manuel Díaz, por su parte, salía «cabreadísimo» al descubrir que la finca edificable que compró en los años 80 en La Providencia había perdido esa cualidad al pasar a suelo de protección especial. «Cuando pase eso deberían avisar a los propietarios, no tener que venir yo aquí a mirarlo», criticaba.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos