Educación solo espera la nueva propuesta para autorizar Organización Industrial en Gijón

Genaro Alonso. /  LORENZANA
Genaro Alonso. / LORENZANA

El consejero y el rector de la Universidad se reúnen para intentar desbloquear la implantación del nuevo grado en la Escuela Politécnica

LAURA MAYORDOMO GIJÓN.

La Consejería de Educación autorizará el grado de Ingeniería de Organización Industrial en el momento en que «reciba y valore» las modificaciones en la propuesta que ha solicitado a la Universidad. El titular de dicho departamento, Genaro Alonso, tuvo ocasión de repasarlas en detalle con el rector, Santiago García Granda, con quien se reunió ayer con el único objetivo de desbloquear la tramitación de este grado. A la cita acudieron también la gerente de la Universidad, Ana Caro, y el vicerrector de Organización Académica, Juan José del Coz.

Por parte del Principado, además del titular de Educación estuvo la directora general de Universidades, Cristina Valdés. El encuentro tuvo lugar después de que la semana pasada el consejero dijera que estaban pendientes de recibir una nueva propuesta de la Universidad, manifestación que sorprendió al rector. Según García Granda, era la consejería quien aún tenía pendiente dar respuesta al escrito de alegaciones que la institución académica había presentado en enero, tras la negativa inicial del Principado a implantar estos estudios en la Escuela Politécnica de Ingeniería (EPI) de Gijón. Eso fue el jueves. Apenas cuatro días después, ambas partes consiguieron avanzar hacia una titulación que, tanto desde el Ejecutivo asturiano como desde la Universidad, se da por segura.

En la reunión de ayer, el consejero explicó a Santiago García Granda cuáles son los aspectos de su propuesta que deben ser modificados así como «el significado y sentido» de los cambios propuestos con el objetivo, apuntaron fuentes de la consejería, «de agilizar los trámites lo máximo posible». El rector, por su parte, se comprometió a completar esa información y trasladar el documento definitivo a la mayor brevedad posible a la Consejería de Educación. Una vez revisado, el departamento que dirige Genaro Alonso «emitirá un informe positivo» a la implantación del grado, señalaron las mismas fuentes.

De esta forma solo restaría ya superar sendos trámites, con el Consejo de Universidades y la Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación (ANECA), imprescindibles para poder impartir estos estudios en la EPI.

Educación considera que el informe de alegaciones que presentó el pasado mes enero la Universidad no era suficiente para avanzar hacia la definitiva autorización del grado. Tal y como ayer se le trasladó al rector, entendía que la propuesta debía ser mejorada en algunos aspectos, sobre todo en los relativos al proyecto académico y económico. «No son cuestiones de capricho, sino sujetas al principio de legalidad y a los requisitos exigidos en el decreto que regula las nuevas titulaciones», manifestó Genaro Alonso el pasado jueves. Se refirió en concreto el consejero a la necesidad de contar con una memoria económica más detallada y un aumento del volumen de materias específicas de este grado, ya que se considera insuficiente el 27% de créditos propios planteados inicialmente. En su momento, también se había aludido a que la propuesta de la Universidad no especificaba adecuadamente la implantación del título ni reflejaba datos como la demanda prevista. Con todo, en las últimas semanas Alonso ha mostrado su disposición a enmendar el rechazo inicial de su consejería y acabar autorizando esta titulación, que ya se impartió en Gijón entre 1994 y 2001 como ingeniería superior. «Lo esperamos y lo deseamos», aseguró el consejero el pasado jueves.

Numerosos apoyos

Lo cierto es que la resolución de la Dirección General de Universidades del pasado 27 de diciembre rechazando los estudios de grado de Ingeniería de Organización Industrial causó un innegable estupor en la comunidad educativa -no en vano era la primera vez en la historia reciente de la Universidad de Oviedo que el Gobierno regional se oponía a implantar una titulación propuesta por la institución académica- que posteriormente se extendió a otros campos, como el industrial y el político. Tanto el Ayuntamiento de Gijón como, más recientemente, la Junta General del Principado se posicionaron a favor de la implantación de estos estudios.

Desde la Escuela Politécnica de Ingeniería de Gijón, además de su conveniencia -es una oferta que no existe en las comunidades vecinas, salvo en Cantabria, done la oferta una universidad privada- se destacaba además su escaso coste, de apenas 80.000 euros, porque «la infraestructura y el profesorado ya lo tenemos», señaló su director, Juan Carlos Campo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos