Los empresarios afrontan con optimismo «la nueva revolución industrial»

Busto, Ulacia, Eva Pando, Martín Ramos y Álvarez Fidalgo. /J. PETEIRO
Busto, Ulacia, Eva Pando, Martín Ramos y Álvarez Fidalgo. / J. PETEIRO

«Tenemos un gran tejido, el conocimiento y los agentes, falta desarrollar una idea clara», afirma el director general de Seresco

D. F. GIJÓN.

¿Están las empresas asturianas preparadas para afrontar su transformación hacia lo que se ha denominado industria 4.0? Según los empresarios asturias, sí. Aunque con matices. Esa es la conclusión a la que llegaron ayer los participantes en debate sobre transformación digital que cerró la jornada organizada por el clúster Metaindustry4. En él participaron Julio Martín Ramos, director general de Idesa; Guillermo Ulacia, presidente de Femetal y del citado clúster; Manuel Álvarez Fidalgo, director general de Thyssenkrupp Norte, y Manuel Ángel Busto, director general de Seresco. Eva Pando, directora del Idepa, fue la moderadora.

Todos ellos coincidieron a la hora de afirmar que las empresas asturianas están preparadas para afrontar con optimismo «la nueva revolución industrial», que es como también se denomina el proceso de transformación hacia la industria 4.0 en el que están inmersas todas las empresas del mundo.

El director general de Seresco afirmó que su optimismo se basa en que en Asturias «tenemos un gran tejido industrial, el conocimiento que nos da la Universidad de Oviedo y los agentes que participan en la producción».

Los participantes coincidieron en afirmar que quien no afronte su transformación digital puede perder el tren. «Tenemos que cambiar el modelo de producción. Ya no va ser una relación empresa-cliente, sino que en el proceso productivo deben participar todos. Estamos ante un nuevo entorno más colaborativo que permitirá abaratar costes», aseguró Álvarez Fidalgo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos