Dos empresarios jubilados reclaman una parcela cedida para abrir la calle Río de Oro

Tramo de Río de Oro donde estaba la parcela cedida y reclamada ahora al Ayuntamiento por los hermanos Prieto González. / DAMIÁN ARIENZA
Tramo de Río de Oro donde estaba la parcela cedida y reclamada ahora al Ayuntamiento por los hermanos Prieto González. / DAMIÁN ARIENZA

Reivindican la propiedad de la finca de uso público y piden al Ayuntamiento 1,5 millones de compensación por incumplir un acuerdo de hace treinta años

M. MORO GIJÓN.

Dos empresarios gijoneses jubilados, los hermanos Jesús y Adolfo Prieto González, han iniciado los trámites para reclamar al Ayuntamiento sus derechos sobre una parcela de 125 metros cuadrados que cedieron hace treinta años y sirvió para abrir la calle Río de Oro, en el barrio de El Llano.

Los hermanos, que eran los dueños de La Maderera Gallega (empresa ya liquidada), han descubierto en recientes fechas que siguen figurando en el Registro de la Propiedad como legítimos propietarios de una finca de uso público que se encuentra frente al Centro Comercial Los Fresnos, a la altura de lo que sería el número 28 de la calle Azcárraga.

Los empresarios ya retirados aseguran que a mediados de los ochenta del pasado siglo negociaron con el por entonces alcalde José Manuel Palacio los términos concretos de la cesión de una parcela que era edificable. En aquel momento estaba vigente el primero de los planes urbanísticos redactados por Ramón Fernández Rañada y aún no se había ejecutado el PERI de El Llano que dio resultado a la construcción del Centro Comercial Los Fresnos.

Sostienen los reclamantes que se acordó el canje de esa finca, que acabó formando parte de la calle Río de Oro en su tramo más próximo a Begoña, por una nave municipal que nunca les fue entregada. El problema es que aquel lejano trato de permuta no se llegó a elevar a escritura pública y el incumplimiento que ellos ahora esgrimen es, por tanto, el de un acuerdo verbal.

Con todo, los hermanos están dispuestos, si es necesario, a pleitear con el Ayuntamiento para que se les reconozcan sus derechos sobre esa parcela, ya que la propiedad está inequívocamente a su nombre, según remarcan. En una primera tasación consideran que la finca puede tener un valor a precio de mercado actual de 1,5 millones de euros. A razón de 12.000 euros por metros cuadrado por tratarse de una parcela en su momento edificable con arreglo a la normativa urbanística de hace tres décadas. Esos 1,5 millones es la cifra que sus asesores manejan como base para solicitar al Ayuntamiento una indemnización económica.

Los actuales gestores de la comunidad de bienes de los hermanos Prieto González, Márbil Asesores, fueron quienes descubrieron este posible patrimonio oculto.

Como paso previo a la reclamación de compensaciones económicas han metido ya por registro municipal un escrito en el que los hermanos Prieto González piden al Ayuntamiento que se legalice la parcela conforme a la legalidad vigente. También que se pueda vallar o recuperar dicho terreno, ocupado en parte por la acera, para hacer lo que ellos estimen oportuno.

Los empresarios jubilados son optimistas sobre sus posibilidades y tiene en mente poner en marcha una reclamación similar a la llevada a cabo hace una década por una comunidad de herederos a los que les fue reconocida por la justicia su propiedad sobre una parcela ocupada por la prolongación de Magnus Blikstad y la acera.

Baja temeraria rechazada

Por otra parte, el Ayuntamiento acaba de adjudicar a la unión temporal de empresas (UTE) formada por Contratas Iglesias y Arposa 60 las obras de reforma de la calle Río de Oro -entre Pérez de Ayala y Gaspar García Laviana- después de que la oferta económicamente más ventajosa, correspondiente a Contratas Souto, fuese considerada «baja temeraria» y la empresa no la justificara adecuadamente. La UTE adjudicataria ha comprometido para los trabajos, que tienen un plazo de ejecución de seis meses, un presupuesto de 759.938 euros, cifra que supone una rebaja del 32% con respecto a los 1,1 millones de euros del precio de licitación inicial. La previsión es iniciar las obras en junio, una vez finalizado el curso escolar para no afectar al alumnado.

La remodelación proyectada por el Ayuntamiento prevé el ensanche de aceras en el tramo que va desde la calle Pérez de Ayala hasta Ana María, aunque manteniendo los dos carriles de circulación para el tráfico. En la zona peatonal el pavimento de baldosas se sustituirá por otro de hormigón continuo y losas de granito (similar al de la calle San Antonio). También se renovará por completo el asfalto de la calzada, con una nueva capa de rodadura, y cambiarán las farolas por otras más ornamentales y con sistemas que mejoren su eficiencia energética. Su instalación se intercalará con la plantación de árboles a lo largo de toda la calle. Además, mejorarán las redes de saneamiento y abastecimiento de aguas.

Temas

Gijón

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos