Encantados con el tiempo y la ciudad

Varios cruceristas se fotografían ante las 'letronas'. / J. P.
Varios cruceristas se fotografían ante las 'letronas'. / J. P.

Los cruceristas del 'Independence of the seas', sorprendidos con Gijón | Varios grupos de turistas se decidieron por realizar excursiones por Asturias, aunque la mayoría optó por conocer la villa

M. MENÉNDEZ GIJÓN.

Alrededor de 4.000 cruceristas llegaron ayer a Gijón a bordo del 'Independence of the seas', un buque de la naviera Royal Caribbean que había zarpado el pasado sábado de Southampton. Al desembarcar en El Musel tenían muchas opciones para ocupar su tiempo, como varias excursiones por distintos lugares de Asturias, como Avilés, Luanco, Oviedo, Cangas de Onís y Covadonga, o disfrutar del descenso del Sella en canoa, realizar rutas por Gijón, algunas de las cuales incluía catas de sidra o probar diferentes tapas. También hubo quien se animó a recorrer la ciudad en bicicleta, acompañado por un guía.

Pero la mayoría de los viajeros, muchas familias, optaron por dar un paseo por la ciudad para conocer sus rincones más típicos, probar la gastronomía local y, si quedaba un rato antes de que el buque zarpara rumbo a Bilbao, hacer algunas compras.

«Quieren ir a la piscina»

Richard Cisswell visitó Gijón en compañía de su mujer, su suegra y sus dos hijas. Contaba que «hemos dado una vuelta por la zona de la playa y ya volvemos al barco». Y añadía que solo dieron un paseo de una hora porque «las niñas son las que dirigen y quieren ir a la piscina del barco». Esta familia, que procede de la zona de Birmingham, tiene claro que hacer este tipo de viajes es «una gran oportunidad para que las niñas puedan conocer otras ciudades». Joan, Graham, Tracy y Patrick son cuatro amigos de Leeds y se mostraron sorprendidos por «una ciudad tan bonita, con una arquitectura muy interesante», contaba la primera frente al palacio de Revillagigedo. Graham explicaba que habían leído «algo sobre la ciudad y ahora lo queremos ver». Explicando sobre un plano, decía que «queremos aprovechar este día tan bueno y tomar unas tapas cerca del puerto». Pero Tracy y Patrick rápido matizaban que «también hay que probar judías blancas -en referencia a la fabada- y sidra».

La de Richard es una familia internacional. Aunque vive en York, él es holandés, su mujer canadiense y su suegra y su hijo, ingleses. «Queremos dar un paseo alrededor del mar. Es una ciudad muy bonita y con un tiempo muy bueno», aseguraba. Visitan Gijón conociendo algo de la ciudad, porque «en el barco nos dan una revista y pudimos leer que era una ciudad industrial y con una historia muy antigua. Queremos ver el puerto y comer por esta zona». Pero su hijo, Nathanael, también tiene sus propias inquietudes y rápido preguntaba: «¿Messi vino a Gijón?». Y es que no ocultó su interés por el fútbol y conocer cuál es el equipo de la ciudad. Como muchos de los niños británicos que visitaron ayer Gijón.

Fotos

Vídeos