Se enfrenta a 11 años de cárcel por intentar asesinar con un machete a un policía jubilado en Gijón

Se enfrenta a 11 años de cárcel por intentar asesinar con un machete a un policía jubilado en Gijón

En el momento de los hechos el procesado, vecino de barrio de la víctima, sufría un trastorno mixto de la personalidad y dependencia a diversas sustancias

EUROPA PRESSoVIEDO

La Fiscalía de Área de Gijón solicita once años de prisión y diez de alejamiento para un vecino de Gijón por intentar asesinar con un machete a un policía jubilado el pasado mes de enero. En el momento de los hechos el procesado sufría un trastorno mixto de la personalidad y dependencia a diversas sustancias. El juicio está señalado para este miércoles, 29 de noviembre de 2017, en la sección Octava de la Audiencia Provincial, con sede en Gijón, a las 10.30 horas.

El Ministerio Fiscal sostiene que, todos los días de la semana, sobre las 19.00 horas, la víctima, un hombre nacido en 1951, vecino de Gijón y policía nacional jubilado, salía de su domicilio para encontrarse con unos antiguos compañeros.

Conociendo esta circunstancia, el procesado, vecino del mismo barrio, sobre las 19.07 horas del día 3 de enero de 2017, esperó al policía jubilado a la salida de su casa, ocultando su rostro con una prenda tipo braga y portando un machete con una hoja de 20,5 centímetros y con uno de sus filos en forma de sierra y que ocultaba entre sus ropas.

Según el fiscal, con ánimo de acabar con su vida y sin que la víctima pudiera defenderse, le lanzó varias puñaladas a la altura del pecho, que el jubilado pudo repeler poniendo sus brazos, si bien el procesado prosiguió con su intención de acabar con su vida dándole dos puñaladas a la altura del abdomen.

La víctima trató de escapar, aunque fue perseguido por el acusado, quien gritaba "no escapes, poli cabrón", hasta que escuchó unas sirenas de la Policía y decidió parar.

A continuación, regresó a su domicilio, donde trató de esconder el machete en el buzón de su casa, sin conseguirlo, saliendo nuevamente a la calle, donde fue detenido. Se le intervino el machete. Al ser arrestado, manifestó textualmente a los agentes: "acabo de apuñalar a un hijo de puta", a sabiendas de que era un policía nacional jubilado.

El procesado, en la fecha de los hechos, sufría un trastorno mixto de la personalidad y dependencia a diversas sustancias, que, afirma el fiscal, no le impedían comprender la ilicitud de los hechos pero sí influían en su capacidad volitiva disminuyendo levemente su capacidad volitiva.

La Fiscalía considera que los hechos son constitutivos de un delito intentado de asesinato con alevosía con la agravante de disfraz y la atenuante analógica de alteración psíquica. Solicita la condena a 11 años.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos