Un entorno laboral de mil metros con un 40% de espacios abiertos

Un entorno laboral de mil metros con un 40% de espacios abiertos

La plantilla que se muda a Gijón tiene una media de 36 años, un 60% de mujeres y está integrada por ocho nacionalidades que hablan nueve idiomas

M. MORO GIJÓN.

El director del Centro de Servicios de Chemours, Gerardo Albornoz, fue el encargado de explicar las ventajas del nuevo entorno laboral de mil metros cuadrados en el que van desarrollar su labor a a partir de febrero ochenta empleados que cubren las áreas de finanzas, compras y logística, recursos humanos y tecnologías de la información para el conjunto de la compañía, que es líder mundial en el mercado en seguridad y manejo responsable de productos químicos.

Según explicó, el cambio de sede plantea el reto de «transformarnos manteniendo nuestra identidad». Destacó que en las nuevas oficinas no va a haber despachos al uso, con un 40% de espacios abiertos de trabajo y colaboración. «Tenemos una organización sin jerarquía y contaremos con zonas para reuniones informales y para tormentas de ideas ('brainstorming') y tres salas que se acotarán para conferencias y charlas audiovisuales, con flexibilidad para poder convertirlas en auditorio en el momento que sea necesario». Además, avanzó que los profesionales de Chemours van a disponer de zonas de ocio y deporte en el mismo lugar de trabajo. Probablemente, en un espacio dentro del propio complejo de Tremañes de la FLC acotado actualmente para servicios auxiliares.

Multicultural

En cuanto al perfil de los profesionales que van a desempeñar su trabajo en Tremañes, indicó que la media de edad es de 36 años. «La unidad de negocio en Asturias tiene un 60% de mujeres y un 40% de varones. La energía del grupo es fundamental. Hablamos nueve idiomas europeos y hay ocho nacionalidades distintas, lo que permite conformar un entorno multicultural», explicó Albornoz, natural de Oviedo, quien presumió de asturianía.

Fotos

Vídeos