La entrada en servicio de la nueva grúa de la EBHI espera por la tolva ecológica

La entrada en servicio de la nueva grúa de la EBHI espera por la tolva ecológica

Estaba previsto que ambas máquinas, que cuestan 8,2 millones, estuvieran operativas a principios de octubre

E. C. GIJÓN.

La nueva grúa de descarga de la terminal de graneles sólidos de El Musel (EBHI) ya está montada y dispuesta para iniciar periodo de pruebas, pero la falta de la tolva ecológica que permita trabajar sin provocar emisiones contaminantes aconseja retrasar la entrada en servicio de la máquina. Dicha tolva fue adjudicada simultáneamente a la grúa, pero está todavía sin montar y eso deja inoperativa a la grúa, especialmente en momentos de gran sensibilidad con todo lo relacionado con el medio ambiente, por los precedentes y por la movilización vecinal. Todo apunta a que dicha tolva llegará a la EBHI la próxima semana, ya montada.

La construcción de ambas máquinas es consecuencia del accidente que sufrió, a causa del fuerte viento, uno de los tres pórticos de la terminal, el 6 de enero de 2016. Tras ser declarado siniestro total, el consejo de administración de la EBHI decidió sustituirlo por una grúa móvil instalada sobre carriles y una tolva ecológica que permita trabajar con nula o escasa dispersión de partículas. Ambas fueron adjudicadas el 27 de septiembre de 2016 a la alemana Gottwald-Terex, la grúa, y la asturiana Taller Mecánico Manuel Silva, la tolva, por 4,9 y 3,3 millones, respectivamente.

En aquel momento, la previsión de la terminal era que ambas estuvieran operativas a principios de octubre de este año, al menos en fase de pruebas. El montaje de la nueva grúa se inició a finales de agosto y se desarrolló a lo largo de septiembre, de forma que hace ya varias semanas que estaría disponible para las correspondientes pruebas.

La situación física de la nueva grúa, entre los dos pórticos que quedan, impide concentrar la actividad de los mismos en un solo barco. Los que atracan en el primer tramo del muelle solo pueden ser despachados por un pórtico, y los que atracan en el segundo tramo pueden ser descargados por el otro pórtico y por la grúa móvil alquilada que complementó durante los últimos meses los trabajos de la terminal.

Cuando la nueva grúa pueda entrar en servicio, la Autoridad Portuaria de Gijón estima que se logrará «garantizar, entre otras cosas, una capacidad media de descarga de 1.000 toneladas/hora, cifra similar a la media europea y que iguala la capacidad de descarga del Puerto de Gijón previa al mismo».

Incluso sin ella, este año la terminal superó ya los 14 millones de toneladas. El Musel movió durante el pasado septiembre, es decir, durante los trabajos de montaje de la nueva grúa, un total de 1.939.124 toneladas de graneles sólidos, cantidad muy superior a las 1.139.023 del mismo periodo del año anterior. Asimismo, en los nueve primeros meses del año fueron movidas en el puerto 14,6 millones de toneladas de graneles sólidos, un 11,53% más, aunque no todos los mueve la EBHI. Resulta evidente, por otra parte, que el incremento un 11,42% del tráfico total de El Musel tiene como claro protagonista a los graneles sólidos.

Otro dato significativo es que en los nueve primeros meses de 2015, es decir, antes del accidente, El Musel movió casi un millón de toneladas menos que este año (13.740.844 toneladas).

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos