Entregados 715 libros de texto en el primer día del programa de intercambio

Cola, a la espera de turno, para el intercambio de libros de texto. / DANIEL MORA

Solo 52 correspondían a Bachillerato, etapa en la que es más difícil lograr manuales y que frustró las expectativas de las primeras en la cola

E. C. GIJÓN.

A las nueve de la mañana de ayer abría sus puertas el Conseyu de la Mocedá para empezar a repartir los libros de texto que había recogido durante el mes de julio. Los interesados -que, en algunos casos, hicieron cola durante veinte horas para ser los 160 primeros en ser atendidos y, por tanto, tener más posibilidades de lograr los manuales que necesitan- entregaron el vale que habían recibido en su momento por entregar los ejemplares que ya no iban a usar. De esos 4.472 ejemplares recopilados en la primera fase, ayer fueron entregados 715 volúmenes en el primer día de intercambio.

Además del elevado número de libros entregados, los usuarios se mostraron satisfechos con el procedimiento seguido. Valoraban lo cuidados que están los libros para hacerlos dignos de intercambio y que la espera -que no supera las dos horas, salvo casos extremos- permite, si hay suerte, ahorrarse unos 300 euros por alumno, según estimación de los propios interesados.

Lo malo es que no siempre proporciona el fruto deseado, como ayer ocurrió a las dos más madrugadoras, tras veinte horas aguardando a la puerta. Conchi Requejo solo consiguió uno de los cuatro volúmenes que precisa y Pilar Romero, ni eso, ya que marchó de vacío, tras una guardia iniciada a la una menos cuarto de la tarde del martes.

En ambos casos, el objetivo eran libros del Bachillerato, etapa que es el punto débil del programa de intercambio. Un dato es suficientemente significativo: de los 715 volúmenes entregados ayer, 195 corresponden a la Enseñanza Primaria; 468, a Secundaria, y solo 52 al Bachillerato. El motivo puede ser que las personas que utilizan libros de los cursos superiores y no tienen oportunidad de conseguir otros para el año siguiente evitan la molestia de entregarlos para que puedan llegar a quienes los precisan.

Recibidos 134 más

En ese sentido, quienes ven frustradas sus expectativas aún esperan que tras los exámenes de septiembre pueda producirse alguna nueva entrega. De hecho, ayer, a la vez que el Conseyu de Mocedá de Xixón entregaba los 715 volúmenes citados, recibió otros 134.

En cuanto a las colas, no todos esperaron veinte horas para entrar en un turno aceptable. Miguel Paniagua llegó en torno a las 6.30 horas de ayer y consiguió el número 75, por lo que fue atendido en el día de ayer. Carmen López hizo cola desde poco antes de las siete y le correspondió el número 104, mientras que Arantxa Hinojal, con media hora de espera, obtuvo el 142.

Ayer fueron atendidos los 160 primeros; hoy, de 10 a 14 horas, se atenderá otro centenar, y mañana, otro tanto. Pero, a partir de la próxima semana, la entrega ya no se ceñirá a estos turnos. La posibilidad de obtener los libros que se buscan todavía continúa hasta el inicio del curso.

Fotos

Vídeos