La esperanza de vida en Veranes durante el medievo era de 26,7 años

El salón del Ridea se llenó durante la conferencia. / MARIO ROJAS

Arqueólogos y antropólogos estiman que los datos extraídos del yacimiento aportarán nuevos conocimientos durante décadas

E. C. GIJÓN.

Este año se conmemora el centenario del descubrimiento de la villa romana de Veranes y hace ya algún tiempo que las excavaciones se dieron por finalizadas, pero la información que el yacimiento está proporcionando aumentará el conocimiento sobre sus moradores durante décadas. Así lo manifestaron ayer los profesores de la Universidad Autónoma de Madrid Fernando Gil y Armando González, en una ponencia presentada en el Real Instituto de Estudios Asturianos sobre 'Vida y muerte en el Veranes medieval. Lo que nos enseñan la arqueología y la antropología'.

El yacimiento de Veranes data de época romana, pero el poblado evolucionó y en la misma zona se produjeron enterramientos hasta el siglo XIV. Es al periodo medieval al que los conferenciantes participantes en la conmemoración del hallazgo se refirieron ayer.

Desde el punto de vista arqueológico, Fernando Gil calificó de «muy relevante» toda la información conseguida, en muchos casos relacionada con el periodo romano, con hitos como la localización del mosaico o el sillar con crismones que proporciona información sobre los orígenes del cristianismo. No obstante, destacó también que más de 600 tumbas y cerca de un millar de enterramientos son determinantes para el conocimiento antropológico del medievo.

En ese sentido abundó el antropólogo Armando González, quien encontró en Veranes motivo para veinte años de trabajo y considera que hay materia para seguir investigando durante dos décadas más.

Los restos mortuorios han permitido saber que la esperanza de vida de los pobladores de Veranes en la Edad Media era de tan solo 26,7 años, «aunque eso no significa que no hubiera personas de mayor edad, porque una alta mortalidad antes de cumplir un año reduce mucho la media». Sobre las principales dolencias de los moradores de Veranes en el Medievo, el conferenciante indicó que era habitual la artrosis y otras patologías óseas, aunque también se detectan procesos tumorales e infecciosos. «La vida en la Edad Media era muy dura y especialmente en el medio rural», aseguró el antropólogo.

Las sepulturas de Veranes han motivado ya varias tesis doctorales dirigidas por el profesor Armando González. En junio fue defendida una y entre las proyectadas está una que trata de conocer la edad de maduración sexual.

Fotos

Vídeos