La estación móvil del Lauredal superó los niveles de partículas durante veinte días en octubre

Concentración contra la contaminación, ayer, en la plaza Mayor. / A. FLÓREZ
Concentración contra la contaminación, ayer, en la plaza Mayor. / A. FLÓREZ

El Principado trasladará a Monteana la que tiene en Mieres para cotejar si hay aumentos cuando el viento llega desde Arcelor

IVÁN VILLAR GIJÓN.

A lo largo del mes de octubre la estación móvil de vigilancia de la calidad del aire situada temporalmente en El Lauredal registró veinte superaciones del valor límite diario de 50 microgramos de partículas de menos de diez micras por metro cúbico de aire, cifra que la normativa vigente solo permite superar 35 veces al año. Y de las jornadas restantes, hay seis días para los que no existen datos por causas desconocidas. El pico más alto, con una media para ese día de 148 microgramos de partículas, se registró el 26 de octubre. Por horas, las superaciones se producen «mayoritariamente» durante la primera parte de la noche -en torno a las 22 ó 23 horas-, de madrugada y a primera hora de la mañana, sobre todo cuando se dan vientos del sur-sudoeste, esto es, procedentes de la cercana área industrial.

La alcaldesa, Carmen Moriyón, y la directora de Sostenibilidad y Cambio Climático, Clara Pilar González-Pedraz, presentaron ayer estos datos en el consejo sectorial de Medio Ambiente, destacando que el mes al que hacen referencia «fue de los más secos y cálidos desde que se registran datos meteorológicos, con un 80% menos de lluvias respecto de lo normal».

Explicaron que entre el 13 y el 19 de octubre, además, «hubo un episodio de inversión térmica acentuado», fenómeno que dificulta la dispersión de las partículas. Y a esa situación se sumaron «los humos de los incendios del norte de la Península y episodios de intrusión de polvo africano que con alta probabilidad pueden haber afectado a los niveles de partículas registrados en superficie». Todo ello motivó que el 16 de octubre se activara el nivel de prealerta contemplado en los protocolos de actuación.

Coincidiendo con cuatro de los días en los que se registraron superaciones, la unidad medioambiental de la Policía Local levantó cuatro partes, dos de ellos con motivo de incidentes comunicados por la factoría de ArcelorMittal. Durante la reunión del consejo sectorial se puso de manifiesto que una de las cuestiones que está dilatando los permisos a esta compañía para la construcción de sus baterías de cok es precisamente la medioambiental, «porque esto no da más de sí».

Determinar su origen

Ayuntamiento y Principado anunciaron varias medidas encaminadas a clarificar el origen de las partículas que provocan estas superaciones. La Consejería de Medio Ambiente trasladará a Montiana la estación móvil que tiene actualmente en funcionamiento en Mieres, «a fin de comprobar el efecto sobre la trayectoria de las partículas de los vientos del noreste». Es decir, si en ese barrio se repite el mismo fenómeno que se da en el Lauredal cuando sopla del sur. Además, el Principado acaba de adjudicar a la empresa Envira Ingenieros y Asesores un estudio para analizar durante cuatro meses sobre la composición de las partículas detectadas en el aire, para así determinar el grado de contribución de las distintas fuentes emisoras a la contaminación. En Gijón, las muestras se tomarán en Montiana y El Lauredal. El estudio también se desarrollará en Avilés, con captadores en San Juan de Nieva y la depuradora de Maqua.

El Ayuntamiento, dentro de su acuerdo de colaboración con la Agencia Estatal de Meteorología, encargará un estudio de «retrotrayectorias de partículas», para tratar de determinar su procedencia. Además, recurrirá a una «intercomparación de datos por el método gravimétrico» para asegurar la fiabilidad de los datos obtenidos por la estación móvil del Lauredal. También convocará reuniones de coordinación entre la Policía Local, el Seprona y los servicios de inspección del Principado.

Fotos

Vídeos