El Ayuntamiento de Gijón prevé que los plazos para las estaciones del metrotrén «se acortarán más»

El Ayuntamiento de Gijón prevé que los plazos para las estaciones del metrotrén «se acortarán más»

«SI hubiéramos firmado el convenio como nos venía al principio, era más exigente para nosotros que para el Principado y Fomento», afirma Couto

Iván Villar
IVÁN VILLARGijón

El reciente acuerdo entre Ayuntamiento de Gijón, Principado y Ministerio de Fomento para la firma del nuevo convenio del plan de vías y el anuncio de los plazos de obra previstos para la integración ferroviaria desde La Calzada hasta Cabueñes centraron ayer la entrevista concedida por el concejal de Urbanismo, Fernando Couto, al programa 'La Lupa', de Canal 10. El edil consideró que el calendario que maneja el ministerio es demasiado conservador en lo que respecta a algunas de las actuaciones, y se mostró convencido de que, por ejemplo, la redacción de los proyectos técnicos de las estaciones del túnel del metrotrén en Plaza de Europa, El Bibio y Viesques llevará menos de los quince meses que recoge el cronograma de Fomento. De cumplirse ese vaticionio, esas obras podrían salir a licitación antes de las fechas previstas (agosto de 2019 en el caso de Plaza de Europa y febrero de 2020 en el de las otras dos). «Nos llama la atención que digan que se tarda lo mismo en redactar estos proyectos que el de la estación intermodal y entendemos que los plazos se pueden reducir con respecto a lo que se está planteando ahora».

Couto destacó que «al menos seis actuaciones» relacionadas con el plan de vías, la entrada en funcionamiento del túnel del metrotrén y su prolongación hasta Cabueñes «tienen que estar lanzadas a partir de abril o mayo». Se refirió en primer lugar el vaciado del túnel y la renovación de los elementos deteriorados por el agua, algo que «llevará hasta diciembre aproximadamente». Pero fijó también entre las acciones más inmediatas la licitación de los mencionados proyectos constructivos para las estaciones del túnel, así como el correspondiente a su ampliación hasta el hospital. A ello se sumará la licitación del plan especial que definirá cómo se ordena en superficie todo el terreno ganado a las vías desde el Museo del Ferrocarril hacia La Calzada, a la que se prevé dar el visto bueno en el consejo de administración de Gijón al Norte que se celebrará dentro de dos semanas, y la contratación del estudio informativo que deberá concretar cómo se realiza la integración ferroviaria hacia el oeste, concretando cotas y demás.

Una necesidad política y social

El edil justificó la demora en la firma del nuevo convenio en las negociaciones para extender la supresión de la barrera ferroviaria hasta las inmediaciones del apeadero de La Calzada. «Después de que en julio del año pasado tuviéramos cerrado ya un acuerdo que contemplaba el traslado de la estación al entorno del Museo del Ferrrocarril, Fomento no quería volver a abrirlo. Pero al final entendió que estábamos dejando una zona de Gijón sin atender y que eliminar las vías hacia el oeste era una necesidad política, social y económica. Y si al principio había puesto un límite de 35 millones de euros, al final esa operación supondrá 120 millones». Añadió que, además de la obra en sí, fue necesario pelear por las condiciones más ventajosas posibles, «porque si firmábamos el convenio tal como venía, era más exigente para el Ayuntamiento que para el propio ministerio o para el Principado».

Explicó que uno de los principales problemas técnicos que se encontraron en su intento de soterrar las vías hasta La Calzada fue que «para pasar el río Pilón debían hacerlo por encima». Por eso, aunque entre el Museo del Ferrocarril y el Palacio de Justicia la nueva superficie generada estará «a cota cero» con respecto a los terrenos circundantes, desde ese punto hacia el oeste «se irá levantando medio metro, un metro, y así de menos a más hasta pasar finalmente por encima del río. La parte más elevada estará llegando a Príncipe de Asturias, pero por ejemplo donde está la pasarela peatonal de Moreda hablamos de un metro y medio». Aseguró que este cubrimiento supondrá «una superficie continua, permeable y sin barreras, un ámbito verde que ampliará el parque actual y por el que la gente podrá pasear». Añadió que para lograr la plena integración entre los barrios de Moreda y El Polígono se recuperará el antiguo acceso a la ciudad por Sanz Crespo «pero como un gran bulevar, con sus pasos de cebra y su semáforos, que evitará también la barrera que suponía la autopista».

Señaló que una vez se ratifiquen por los órganos correspondientes los compromisos adquiridos por cada administración y los proyectos sean adjudicados «cancelar o suprimir cualquier contrato supondrá unas indemnizaciones importantísimas, por lo que a mi modo de ver el plan de vías ya está garantizado». Destacó además que los nuevos acuerdos «llegan en un momento en el que la sociedad Gijón al Norte está completamente saneada». Se mostró convencido también de que las parcelas del 'solarón' «van a venderse», lo que reportará unos ingresos que permita reducir los 90 millones de euros de aportación municipal previstos en el convenio.

Trabajos simultáneos

Couto consideró fundamental que las diferentes obras que conforman esta actuación de 810 millones de euros «no se condicionen entre sí», de modo que la puesta en marcha de la estación intermodal o del túnel hasta Viesques «no se vea limitado por el avance de la prolongación a Cabueñes, que entendemos que llevará más tiempo». Criticó a este respecto que el Ministerio de Fomento no hubiera empezado a avanzar en los proyectos que le corresponde asumir en solitario, todos los relacionados con el túnel, «aunque siguiéramos negociando el convenio de Gijón al Norte». Consideró que de haber adelantado algunos pasos como la licitación de los proyectos de las estaciones del metrotrén y su prolongación a Cabueñes, «los ciudadanos, que están cansados de anuncios, planos, dibujos y maquetas, ya estarían viendo obras y el proyecto ganaría credibilidad».

Con respecto a las críticas del Colegio de Arquitectos en las que se pedía una actuación «integral» que contemplara la eliminación del «tridente ferroviario», señaló que «nacen de una alegación que tienen al Plan General de Ordenación, en la que dicen que la zona de polígonos de Tremañes se pueda convertir en un ámbito residencial. Dejarían una gran estación en La Calzada, que rompería esa centralidad por la que tanto hemos peleado y que Foro quería llevar incluso a El Humedal».

Al margen de este proyecto, se refirió a otras cuestiones de actualidad municipal como la obligación del Ayuntamiento de elaborar un plan económico y financiero tras haber superado en 2017 la regla de gasto que marca la ley de estabilidad. Confió en que «habrá acuerdo» para aprobar ese documento, «porque aunque estemos en año electoral, seguro que habrá unos mínimos que podamos compartir toda la Corporación». No fue su única referencia a la cada vez mayor proximidad de las urnas. También aprovechó la entrevista para descartar la posibilidad de que Foro y PP vayan en coalición a las elecciones municipales de 2019 en Gijón. «No habrá lista conjunta», aseguró.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos