«Si tenemos que hacer excepciones a la normativa de ruidos, la vía es pedir licencias»

El concejal de Seguridad Ciudadana y Movilidad, Esteban Aparicio, en la plaza Mayor. / PALOMA UCHA
El concejal de Seguridad Ciudadana y Movilidad, Esteban Aparicio, en la plaza Mayor. / PALOMA UCHA

Esteban Aparicio Bausili Concejal de Seguridad Ciudadana, Movilidad y Transportes«La presencia de menores de trece años en las fiestas, a altas horas de la madrugada, es responsabilidad de los padres»

PALOMA LAMADRID GIJÓN.

Los frentes abiertos se le acumulan a Esteban Aparicio Bausili (Avilés, 1963). No es extraño, puesto que controla algunas de las áreas de mayor envergadura en el Ayuntamiento. El concejal de Seguridad Ciudadana, Movilidad y Transportes lidia ahora con las protestas de los músicos y los voluntarios de Protección Civil. Además, hace cábalas para garantizar la seguridad en el municipio pese a las trabas del Ministerio de Hacienda para incrementar la plantilla de los bomberos.

-La alcaldesa manifestó su intención de adaptar las ordenanzas para facilitar la música en vivo. Con las trabas que impone la Ley de Espectáculos del Principado, ¿será factible?

-En Gijón se facilitan todo lo que se puede estas licencias, que no dependen del área de Seguridad Ciudadana. Normalmente, las da Patrimonio y el servicio de Licencias en lo que se refiere a las actuaciones en vivo en locales. En la calle, hay un programa de música en directo y las licencias se conceden sin mayor problema. Creo que una reivindicación que se dirigía contra la legislación autonómica ha encontrado un cauce en una sanción que se impuso contra una acto que no tenía licencia; se había pedido con poco margen de tiempo, porque normalmente se da. Ahora bien, por mucho que se flexibilice, una cosa es un pequeño evento, como los del programa de tocar en el calle, y otra aquellos en los que debe tenerse en cuenta si va a haber afluencia o no.

«Necesitamos una ratio de bomberos superior para poder minimizar los riesgos»«La música nos gusta a todos, pero tiene que haber un mínimo de seguridad garantizada»«Hay que rediseñar el transporte público para hacerlo mucho más eficicente»

-¿Qué medidas hay que adoptar en estos últimos casos?

-Primero, los espacios públicos hay que compartirlos. ¿Qué pasa si hay otro señor, grupo u organización que lo está ocupando? Otro de los motivos de la norma, que no es absurda para nada, es la seguridad. Me refiero a que, cuando hay mucha gente, la normativa nos impone, y además es de sentido común, que tenga que haber un plan de autoprotección por si a alguien le da un 'pampurrio' en medio de la actuación. Para eso están las licencias. Y más en situación de alerta 4. Todas estas actuaciones pueden llevar a que haya muchas personas porque la música nos gusta a todos, pero tiene que haber unos mínimos de seguridad garantizados. Lo que no podemos decir es 'me pongo aquí a tocar porque me da la gana'. A nosotros la música no nos estorba. Hay que pedir licencias incluso para protegerse frente a las denuncias, muchas veces malintencionadas; con ellas, uno está amparado. Y, si hay que hacer alguna excepción al consumo de comida o bebida o a los ruidos, la vía es la licencia. Porque la normativa municipal prevé excepciones. Pero la política del equipo de gobierno nunca ha sido contraria a ninguna actividad y menos a las lúdicas.

-Las fiestas de prau se han puesto firmes contra el botellón. En Castiello, por ejemplo, planteaban pedir el DNI. ¿Hay manera de controlarlo?

-Si hay espacios que se delimitan y están cerrados, puede llega a ser posible. De todas formas, estos controles son de naturaleza privada. Pero se controla en un ámbito reducido, lo que puede ocurrir externamente puede ser incontrolable. Otra cosa es la actuación de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, que actúan además de la Policía Local. Lo que podemos hacer nosotros es sancionar, intervenir los elementos del botellón y llevar a los menores al hospital, además de poner en conocimiento de la Fiscalía los hechos. Pero lo de encontrarse a adolescentes de trece o catorce años en estas fiestas, a altas horas de la madrugada, creo que también tiene una cierta responsabilidad de los padres.

-¿Cuál es la solución entonces?

-La prevención y la concienciación ciudadana están muy bien, pero tienen un recorrido largo y no se dan de la noche a la mañana. Y la función puramente sancionadora tiene unos límites legales. Desde luego, tampoco puede pretenderse que seamos un estado policial y que, antes de que hagan botellón o tenga lugar un evento, ya sancionemos a la gente por anticipado, aunque sea con el castigo de que no haya fiesta. Estamos en ese equilibrio entre el ocio y el descanso, por un lado, y entre la fiesta ordinaria y aquellos que ponen en riesgo su vida y la de los demás, por otro.

-¿Cómo está el tema del botellón en el resto de la ciudad?

-A pesar de que la gente proteste, porque somos una ciudad muy protestona y eso no está mal, lo tenemos bastante controlado. No hay esas cosas que había antes en Gijón y todavía existen en otras ciudades. Ocasionalmente puede haber doce personas o alguna más haciendo botellón; la Policía Local va allí y se les atiende, lo que no se puede hacer es encarcelarlas. Se pueden despejar las zonas, pero en esto, como en todo, primero tiene que haber la molestia y luego ya vamos nosotros.

Protección Civil

-¿Cree que el conflicto con Protección Civil ha quedado zanjado?

-Lo que no sé es si van a proseguir las protestas, la protesta es libre, pero desde mi punto de vista está completamente zanjado. Está hecho el nombramiento del nuevo responsable y queda el trámite puramente formal de las notificaciones y demás.

-¿Eran tan graves las irregularidades detectadas como para tomar la decisión de municipalizar el servicio?

-Pues sí. Eran de todo orden y, si algo no funciona, hay que cambiarlo. Técnicamente, lo que estamos acometiendo es una reorganización porque Gijón nunca externalizó el servicio. Había una agrupación de voluntarios que colaboraba con el Ayuntamiento a cambio de un convenio. Y esto es lo que ha dado lugar a irregularidades. Aunque hay informes tanto en el aspecto económico como funcional y organizativo, desde mi punto de vista es más negativo el aspecto de que no se atienda ni se mantenga el debido respeto a los superiores jerárquicos de los voluntarios.

-¿Teme que los voluntarios abandonen sus tareas?

-Espero que se integren. De todas formas, el voluntariado está abierto a todos los gijoneses y creo que, a partir de ahora, va a haber incluso más voluntarios.

-Ellos dicen que este conflicto es un cortina de humo para que la Policía Local tenga más poder sobre Protección Civil. ¿Qué les responde?

-Es que Protección Civil depende de la Policía y los bomberos, que son sus superiores jerárquicos. Realmente, las declaraciones son un dislate. No veo que sea ninguna confabulación. En todo el sistema nacional de Protección Civil están al frente exmilitares, expolicías o exbomberos. Comprendo las protestas del voluntario de a pie; ahora, del que esté integrado en una organización y, además, tiene un cargo... eso está previsto en el reglamento que rige la materia como una falta grave.

-¿Qué opina de la reprobación pedida por el PP para usted?

-A nadie le gusta una sanción y creo que es absolutamente inmerecida. No creo que yo esté de frenopático y no es, desde luego, una cosa exclusivamente mía. Es una decisión que se toma políticamente después de unos informes técnicos y después de haber evaluado el servicio durante el último año. De hecho, se había pensado en continuar así, pero los informes que se presentaron nos hicieron cambiar la posición, máxime con las graves irregularidades que se denunciaron y de las que, además, tenía conocimiento toda la oposición. Me extraña la postura del PP porque fue uno de los más críticos con este sistema.

-¿Cómo está previsto reforzar la seguridad en verano?

-Hemos tenido la Junta Local de Seguridad y, además, todas las semanas tenemos una junta técnica en la que seguimos las directrices que nos marca el Ministerio del Interior. Hay un elevado grado de coordinación y vamos a tener la seguridad incrementada respecto incluso del año pasado, a raíz de la experiencia de los hechos desgraciados que han venido acaeciendo en el resto de Europa.

-¿Qué medidas concretas se van a aplicar?

-Tenemos reforzada la Policía para este verano con agentes auxiliares y hay más medios: jerseys y otro tipo de barreras para evitar algún suceso como el de Niza o el del Puente de Londres.

-El Ministerio de Hacienda denegó ampliar la plantilla de bomberos. ¿Tiene el cuerpo capacidad para afrontar urgencias graves?

-Se puede y, de hecho, se está haciendo. Lo que sucede es que Gijón es una ciudad muy grande y, además, tenemos el puerto y tráfico de mercancías. Necesitamos una ratio de bomberos superior para poder minimizar los riesgos. Si tenemos más de tres intervenciones, estaríamos en una situación muy muy dificultosa. También es cierto que tenemos planes de emergencia y estamos coordinados con el Principado y, en una situación de emergencia, podríamos pedir auxilio.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos