Los expertos alertan de problemas de conducta en niños menores de tres años

Profesionales de la educación, la sanidad y los servicios sociales participantes en las jornadas interinstitucionales. /  JORGE PETEIRO
Profesionales de la educación, la sanidad y los servicios sociales participantes en las jornadas interinstitucionales. / JORGE PETEIRO

«Empiezan la escolarización y tienen dificultades», asegura uno de los psicólogos clínicos de salud mental infantil, Josué Pedreira

P. LAMADRID GIJÓN.

En los últimos meses, los profesionales del servicio de salud mental infantil -ubicado en el centro de salud de Puerta de la Villa- han atendido un abultado número de casos de niños pequeños con problemas para regular sus emociones y su conducta. Menores de corta edad, en su mayoría, «que empiezan la escolarización y tienen problemas». De hecho, algunos ya dan muestra de estos trastornos en el ciclo de cero a tres años. Así lo señaló ayer Josué Pedreira, psicólogo clínico del Área Sanitaria V, que habló sobre la 'Regulación emocional y conductual en edad preescolar' en la jornada denominada 'La coordinación entre educación, salud mental y servicios sociales: atención temprana'.

Según este profesional, «muchos casos tienen síntomas poco específicos». En este sentido, subrayó la importancia de «no forzar la máquina» y evitar diagnosticar Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) a la ligera. Sobre todo si la valoración va acompañada por un tratamiento temprano. «Hay que ser cautos», añadió. En las dificultades que tienen los menores para regular las emociones y la conducta influyen tanto factores intrínsecos como extrínsecos. Dentro de los primeros se encuentra la atención, «un tema que siempre está en la sombra en las consultas», apuntó Pedreira. 'El niño no atiende en clase' es una frase que ya se ha convertido en un clásico salido de boca de las familias. «Esto puede significar un montón de cosas. En alumnos de primero de Infantil es motivo habitual de consulta» esta falta de atención en el aula, indicó el psicólogo clínico.

Existen varios tipos de trastornos de la regulación emocional en el tramo de edad comprendido entre los cero y los tres años. El más frecuente entre los niños atendidos es el desorganizado motor, impulsivo. Se trata de niños que buscan continuamente el contacto y la estimulación sensorial, rompen objetos con frecuencia y muestran tendencia a la agresividad. «Los cuidadores excesivamente punitivos resultan perjudiciales» para estos menores, así como el cambio de las personas de las que están a cargo. Los límites a su conducta difusos o ambivalentes también afectan negativamente a los niños con este tipo de trastorno «porque no saben a qué atenerse», explicó Pedreira.

Programas conjuntos

En la jornada también intervino el director del Equipo de Orientación Educativa de Gijón, Alejandro García Villa, que centró su ponencia en el trabajo de los servicios especiales que evalúan a los alumnos para detectar posibles necesidades educativas especiales. Puso especial énfasis en la necesidad de potenciar el trabajo entre «todos los profesionales y los organismos implicados en el ámbito socioeducativo con el fin de ir más allá de la interdisciplinariedad y alcanzar la transdisciplinariedad».

Para ello, entre las propuestas de mejora planteadas, apuntó la urgencia de promover programas conjuntos entre los trabajadores de los tres sectores, ya que esta cooperación depende, en muchas ocasiones, de la «buena voluntad de los profesionales». Según García Villa, la colaboración es muy necesaria por las trabas que impone la Ley de Protección de Datos de Carácter Personal. «Es la principal dificultad con la que nos encontramos porque somos profesionales que trabajamos con datos sensibles y esta normativa interfiere mucho».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos