Lecciones de Historia contra el olvido

El profesor de Historia Casimiro Rodríguez, junto al músico David Roldán, en la muestra.
El profesor de Historia Casimiro Rodríguez, junto al músico David Roldán, en la muestra. / ARNALDO GARCÍA

La muestra del Holocausto 'Pensad que esto ha sucedido' vuelve al Antiguo Instituto

EUGENIA GARCÍA GIJÓN.

La sonata para viola op. 25 del compositor judío-alemán Paul Hindemith llenó ayer de música el patio del Antiguo Instituto de Gijón para acompañar la presentación de la exposición 'Pensad que esto ha sucedido. Lecciones del Holocausto'. Una muestra organizada por el Centro de Profesorado y Recursos (CPR) de Gijón a partir del material elaborado por el grupo Eleuterio Quintanilla y enmarcada en el proyecto pedagógico 'Educa_Cine' de la VI Muestra de Cine Social y Derechos Humanos de Asturias.

La exposición, como relató el profesor de Historia Casimiro Rodríguez, «es el resultado de dos años de investigación del grupo Eleuterio Quintanilla que se vio culminado en el año 2007 con la realización de quince paneles y la edición de una guía de recursos didácticos para el estudio del Holocausto». Desde entonces ha estado expuesta en numerosos centros de enseñanza, casas de cultura y eventos académicos dentro y fuera de Asturias, pero más de una década después, «el tema sigue estando de actualidad y su conocimiento nos parece cada vez más imprescindible». Con la experiencia del Holocausto, los docentes tienen «la oportunidad de mostrar a los alumnos las inimaginables cotas de ignominia, sufrimiento y de muerte a que condujeron el triunfo de ideologías racistas en un pueblo cultural y tecnológicamente avanzado como el alemán».

Diez años después

«En el grupo Eleuterio Quintanilla no podíamos permanecer impasibles ante las corrientes del revisionismo, racismo y xenofobia de nuestro tiempo», aseguró Rodríguez sobre el motivo de que la muestra retorne a Gijón. De la investigación que realizaron hace diez años extrajeron varias conclusiones llamativas sobre la pedagogía de la Shoah. En primer lugar, que los libros de texto prestaban «más atención a los verdugos como Goebbels que a los testimonios de las víctimas» y en segundo, que «los alumnos conocían el Holocausto fundamentalmente a través del cine, no por el trabajo en los centros de enseñanza».

Hoy, comentaba un grupo de profesoras, «los libros han mejorado», el Holocausto se ha «difundido bastante» y los alumnos -que siguen conociéndolo en muchos casos a través del cine- «muestran interés cuando llega el tema de los totalitarismos». No obstante, «a través de las redes sociales se difunden peligrosas ideas de negacionismo y banalización que hay que contrastar con cifras, datos y testimonios en primera persona» para no olvidar que «el país más desarrollado de Europa acometió la eliminación física de un grupo social que supuso la muerte de entre seis y siete millones de personas, y todo con la intención de que no quedara memoria». A la inaguración, además de varios miembros del grupo educativo, acudieron los ediles Montserrat López y Mario Suárez.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos