Expulsados de la renta social tres comercios que vendieron artículos no permitidos

La propietaria de un establecimiento coloca en el escaparate la pegatina que acredita su adhesión a la renta social municipal. / DANIEL MORA
La propietaria de un establecimiento coloca en el escaparate la pegatina que acredita su adhesión a la renta social municipal. / DANIEL MORA

Ubicados en el centro, son dos ópticas y una tienda de deportes. Los tres beneficiarios también se quedan fuera de la tarjeta

andrés presedo / Cristina Tuero
ANDRÉS PRESEDO / CRISTINA TUEROGijón

El primer test de control de la renta social municipal ya ha dejado sus frutos: tres comercios del centro de la ciudad y tres beneficiarios serán expulsados de forma inmediata por haber incumplido las normas que rigen el uso de esta ayuda económica. La Unión de Comerciantes de Asturias, muy implicada en este proyecto al ser quien controla, de forma directa, la venta en todos los comercios adheridos, detectó estas irregularidades y de forma inmediata lo puso en conocimiento de la Fundación Municipal de Servicios Sociales para que adopte las medidas que considere oportunas. Según pudo saber EL COMERCIO, éstas pasan por la ineludible expulsión de todos los implicados, tanto comerciantes como beneficiarios que, obviamente, no podrán volver a entrar en futuras ediciones.

Pero, ¿en que consistió la anomalía de los tres establecimientos citados? En primer lugar hay que mencionar que se trata de dos ópticas y un comercio de venta de productos deportivos, todos ellos de la zona centro de la ciudad. En el caso de las ópticas, una de ellas hizo una venta de unas gafas bifocales, fuera del catálogo. Además, como su coste superaba con creces los baremos máximos previstos en la renta social municipal, 150 euros, la solución para tratar de 'colar' la venta irregular pasó por dividir el pago en diferentes facturas. Así, parecía que el beneficiario había realizado varias compras por el importe total.

Requisitos:
mayor de edad y residir en Gijón desde, al menos, un año. Hay que contar con ingresos mínimos de entre 442,96 (si vive solo) y 682,14 euros (para familias de cuatro o más).
Ingresos garantizados:
hasta entre 665,64 euros al mes (un miembro) y 1.125 (familias de 4 o más con tres o más menores de 14 años).
Compras permitidas:
ropa (hasta 70 euros), calzado (hasta 80 euros), equipamiento deportivo (hasta 70 euros), medicamentos esenciales, gafas y lentillas (hast 150 euros), audífonos, ortodoncia, material ortopédico, reparaciones en la vivienda, menaje (hasta 100 euros), electrodomésticos y mobiliario básico (hasta 400 euros)
Gastos prohibidos:
en restaurantes, cafeterías, bares, salas de baile, discotecas, casinos, salones recreativos, viajes y gimnasios. Tampoco gafas de sol o progresivas, electrodomésticos de imagen y sonido, ordenadores y entradas para espectáculos.

El intento de engaño fue detectado de forma clara e inmediata por los controles establecidos por la Unión de Comerciantes de Asturias.

Las gafas de sol, las bifocales y productos deportivos no están en el listado oficial

En el caso de la segunda óptica, la venta realizada y no prevista dentro del catálogo de la renta social municipal fue las de unas gafas de sol, cuya cuantía no ha trascendido, pero que en ningún caso, entienden tanto la Unión de Comerciantes como Servicios Sociales, puede ser incluida en este registro.

En cuanto al comercio dedicado a ropa y enseres deportivos, la venta permitida por el mismo, a instancias del beneficiario de la renta social municipal, fue material para la montaña. Como en el caso de los anteriormente citados de las ópticas, tampoco tiene cabida alguna en la lista de los productos que se pueden adquirir con la renta social municipal y que fueron aprobados por el Ayuntamiento de Gijón a través de sus servicios sociales.

Se autoriza un gasto de hasta 70 euros en material deportivo, centrado en ropa, calzado y mochilas.

La Unión de Comerciantes de Asturias trató los tres casos en la última reunión de su junta directiva, después de filtrar centenares de ventas que fueron realizadas según las normas establecidas.

De forma inmediata lo puso en conocimiento de la Fundación de Servicios Sociales, que ya contactó con los responsables de los comercios afectados, aunque no ha trascendido, de momento, las explicaciones que pudieron dar al respecto.

Tampoco se les ha comunicado que serán expulsados de todo el programa, aunque, según pudo saber este periódico, la decisión del equipo de gobierno municipal ya está tomada. El asunto, no por menos previsible, ha caído como un jarro de agua fría sobre quienes defienden este tipo de ayuda social como una forma de ayuda a personas que están en casos de extrema necesidad, máxime cuando se es consciente de que la actuación de unos pocos desaprensivos puede hacer un daño global casi irreversible al prestigio social de la ayuda y, a la vez, alimentar a los críticos de la misma.

Por todo ello, desde la Fundación Municipal de Servicios Sociales, a instancias del gobierno municipal, se pretende actuar de forma inmediata y contundente con quienes se saltan las normas con el evidente propósito de sacar un beneficio comercial.

Contra la picaresca

Serán expulsados, tanto ellos como los beneficiarios que se prestaron al engaño, esta misma semana. Con ello, la pretensión del Ayuntamiento de Gijón es dar una clara y rotunda llamada de atención en la línea de que no se pasará una sola irregularidad y que quien tenga la tentación de tratar de aprovecharse tendrá todas las posibilidades de ser detectado y expulsado del programa.

En todo caso, desde la Unión de Comerciantes de Asturias se pone de manifiesto que son 256 los comercios adheridos a este programa en los que los usuarios de las tarjetas pueden hacer sus compras y que, al menos hasta la fecha, han sido solo tres los que han incumplido las normas. Un porcentaje mínimo, aunque la lógica aspiración es que no exista ni un solo caso en el que se salten las condiciones.

Se quiere, en suma, dar una imagen de total seriedad, máxima cuando, además, se está jugando, entienden, con el prestigio de todo el pequeño comercio de la ciudad. La Unión de Comerciantes de Asturias apostó por que el dinero que genera la renta social municipal revertiera en la ciudad a través de sus establecimientos y se entiende que, aunque lleva poco tiempo operativa, los objetivos se están cumpliendo.

En ningún caso se quiere permitir que la picaresca suponga una nube de dudas sobre todo el programa y, aunque evidentemente no tiene poder ejecutivo sobre quienes lo incumplan, sí esperan que se hagan efectivas las medidas previstas por el Ayuntamiento. Será esta misma semana.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos