Fallece a los 79 años 'Kini' Fernández, gran deportista y veterano grupista

Fallece a los 79 años 'Kini' Fernández, gran deportista y veterano grupista
Joaquín Fernández, 'Kini', junto a la bandera del Grupo. / E. C.

Joaquín Fernández Braña, muy conocido por impulsar el tenis-playa, murió en Benidorm, donde residía la mitad del año

JANEL CUESTA GIJÓN.

Joaquín Fernández Braña, 'Kini', el rey de las raquetas sobre la arena de la playa, veterano grupista y gran jugador de hockey en sus tiempos de juventud, falleció ayer en Benidorm, donde pasaba largas temporadas huyendo de la lluvia de su tierra. 'Kini', aunque residente en Gijón, nació en Mieres, en cuya Fábrica trabajaba su padre Ramiro Fernández Rivaya, casado con Joaquina Braña Peláez, y fue el último de cinco hermanos. Nació en plena guerra civil un primero de noviembre de 1938, tiempos nada fáciles, más aún teniendo en cuenta que su padre falleció muy joven. La familia salió adelante gracias al apoyo de la abuela, que tenía un pequeño bar, con una huerta y una vaca para abastecer a los nietos.

Joaquín Fernández Braña, que ya desde bien pequeño era 'Kini', estudió en el colegio de los Hermanos de La Salle de Mieres. Con 19 años ingresó en las oficinas de Administración de Fábrica de Mieres. Llegó a Gijón en 1967 para años más tarde pasar a jefe de Expediciones de Ensidesa cuando ésta absorbió a Uninsa. Allí permaneció hasta su jubilación en 1993.

Como deportista su trayectoria comenzó con el hockey sobre patines bajo la tutela de Alfredo Visiola Rollán, en el colegio de La Salle. Llegó a jugar en el Mieres Club Patín y en el Club Cibeles de Oviedo, donde disputó las finales de la Liga Nacional y de la Copa del Generalísimo, frente a los primeros clubes del panorama nacional. Socio veterano del Grupo de Cultura Covadonga fue impulsor del tenis-playa.

En el Grupo fue directivo, primero con Jesús Revuelta y luego con Carlos Prieto, ocupando los puestos de coordinador deportivo y, más tarde, de delegado de Deportes sustituyendo a Agustín Antuña. Hasta que allá por el año 1993 descubrió que en Benidorm no había invierno y que además de jugar con la pala o la raqueta en la playa podía bañarse todo el año.

Allí dijo adiós tras sufrir una neumonía que no pudo superar. Los restos mortales de 'Kini', que deja muy apenados a sus hermanos Laudelino y María de las Nieves, así como a infinidad de amigos a orillas del Mediterráneo y del Cantábrico, serán trasladados desde la ciudad alicantina a Gijón. Aquí se espera que mañana tenga lugar una celebración de la palabra de cuerpo presente en el tanatorio Gijón-Cabueñes. Será a las cinco de la tarde. Posteriormente sus restos serán incinerados.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos