La familia del parricida de Monteana demandará al Sespa por falta de control

El padre y las hermanas del parricida de Monteana, el pasado mes de diciembre, en el Tanatorio.
El padre y las hermanas del parricida de Monteana, el pasado mes de diciembre, en el Tanatorio. / ARIENZA

Denuncia que la deficiente atención médica influyó en el estado mental de Iván G. F., para el que pedirá la libre absolución y el internamiento en un centro psiquiátrico

M. MORO GIJÓN.

La familia de Iván G. F., el joven acusado de matar a su madre en Monteana el pasado 29 de noviembre, se ha personado en la causa penal ante el Juzgado de Instrucción número 2 de Gijón y ha solicitado la apertura del juicio oral ante el Tribunal del Jurado. La familia solicitará en el juicio su libre absolución, al considerar que concurre en su caso la eximente de enajenación mental, a la vez que pedirá una medida de internamiento en un centro psiquiátrico adecuado.

El abogado Eladio Rico, que representa al marido y las dos hijas de la víctima, denuncia que el presunto parricida no estaba siendo correctamente tratado por los servicios de salud mental cuando cometió el crimen. El letrado asegura que «pese a ser un enfermo grave no era controlado por el Servicio de Salud del Principado de Asturias (Sespa)». Sostiene que en los meses anteriores al parricidio «solo fue visto por una terapeuta psicóloga y no tuvo más control de su psiquiatra pese a que había tenido un ingreso hospitalario por una crisis aguda en junio de 2016».

Esta situación llevará a la familia a denunciar a los servicios sanitarios por su presunta responsabilidad en la que consideran como una defectuosa atención médica. Un defecto en la asistencia psiquiátrica que, según la familia de la víctima, pudo influir en el estado mental del acusado y desencadenar el crimen.

Eladio RicoEl letrado del marido y las hijas de la víctima solicitará la eximente de enajenación mental

La denuncia se interpondrá en la vía contencioso administrativa por responsabilidad patrimonial derivada del mal funcionamiento de la administración sanitaria del Principado de Asturias, y en especial de los servicios de salud mental, en un proceso posterior una vez resuelto el proceso penal.

El precedente de Borja Solar

Hay precedentes. El Sespa ya fue condenado en 2013 por el Tribunal Supremo a indemnizar con 70.000 euros a los padres del niño Borja Solar, degollado en el parque de Isabel la Católica por un enfermo mental que tenía diagnosticada esquizofrenia. El Alto Tribunal ratificó una sentencia dictada por el Tribunal Superior de Justicia de Asturias (TSJA) que responsabilizó a los servicios de salud de una deficitaria atención médica a Ramón del Barrio, el enfermo psiquiátrico que acabó con la vida del menor y que fue condenado por asesinato.

Muerte por asfixia

El pasado 29 de noviembre Iván G. F. despertó a su madre, María Milagrosa F. R., que se encontraba durmiendo en el sofá de la planta baja del chalé en el que residían pues se encontraba convaleciente de una operación quirúrgica y, tras una breve conversación, procedió a estrangularla provocando su muerte por asfixia. La mujer ejerció «cierta resistencia» y se defendió arañando a su hijo en la cara, cuello y en el cuero cabelludo, aunque su esfuerzo resultó baldío y falleció poco después.

Tras cometer el crimen, el joven -que, en el momento de los hechos, tenía 32 años- recorrió a pie diez kilómetros hasta las dependencias de la Comisaría de Policía en El Natahoyo, donde comunicó que «acababa de matar a su madre». Estos hechos vienen recogidos en la calificación provisional de la causa que acaba de ser admitida por el juzgado de Instrucción número 2 de Gijón, al que la familia de la víctima ha pedido la apertura de juicio oral mediante el procedimiento del Tribunal del Jurado.

En el domicilio familiar de Monteana residían además de la víctima, su marido, Rafael G. G., y dos hijas, Elsa y Lara. Ellos tres se personan en la causa en el ejercicio de la acusación particular, que ejercita en su representación el abogado Eladio Rico.

El Ministerio Fiscal califica los hechos como un delito de asesinato con alevosía en el que concurren la atenuante de confesión y arrepentimiento espontáneo y la agravante de parentesco. El letrado que representa a la familia de la víctima solicitará la eximente completa de enajenación mental para el acusado por la grave enfermedad diagnosticada a Iván G. F.

Fotos

Vídeos