La familia del parricida de Monteana reclama al Sespa por no diagnosticarle su esquizofrenia

La familia del parricida de Monteana reclama al Sespa por no diagnosticarle
Las hermanas del acusado se abrazan en presencia de su padre una vez conocido el veredicto del jurado. / Paloma Ucha

Considera al Servicio de Salud responsable de la falta de tratamiento de la esquizofrenia que sufre Iván González y solicita 100.000 euros de indemnización

Olaya Suárez
OLAYA SUÁREZGijón

La familia de Iván González Fresno, condenado a catorce años de internamiento psiquiátrico por el crimen de su madre, ocurrido en Monteana en noviembre de 2016, reclama 100.000 euros al Sespa como responsable de lo ocurrido al considerar que existió un diagnóstico erróneo de la enfermedad mental que padece y que no recibió el tratamiento adecuado para evitar el episodio violento que acabó con la vida de Marimí Fresno, de 54 años.

Una vez que la sentencia de la Audiencia Provincial por el delito de homicidio se hizo firme, Eladio Rico, el abogado del padre y las hermanas del procesado, ha iniciado la vía del contencioso-administrativo que había quedado paralizada anteriormente a expensas de que concluyese el procedimiento penal. Los familiares de la víctima y el acusado consideran responsable al Servicio de Salud del Principado de Asturias (Sespa).

En el momento en el que Iván González Fresno asfixió a su madre, únicamente recibía terapia psicológica, tal y como se explica en la demanda. Ocurrió tan solo cuatro meses después de que el joven de 32 años permaneciese ingresado en la Unidad de Psiquiatría del Hospital de Jove durante cuatro semanas por una crisis aguda. Sin embargo, los médicos no le habrían recetado tratamiento farmacológico alguno, sino una atención psicológica que, a la vista de lo ocurrido con posterioridad, no habría sido suficiente para acabar con esos delirios que sufría. «Escuchaba voces que me pedían que matase a mi madre para salvar a la humanidad. Intenté luchar contra ello durante un tiempo pero al final ese día lo acabé haciendo», declaró durante el juicio celebrado el pasado febrero. Cometió el crimen y se entregó luego en la Comisaría de la Policía Nacional.

Diagnosticado en el HUCA

Fue durante la estancia de un mes y medio en el Hospital Central de Asturias (HUCA) donde le diagnosticaron una esquizofrenia paranoide grave. El tratamiento consiguió estabilizarlo y, según sus allegados, fue entonces cuando asimiló lo que había ocurrido. «Se encuentra estable y es consciente de todo lo que ha ocurrido. Está arrepentídisimo de lo que ha hecho, antes no era él», explican.

La sentencia del tribunal de la Sección Octava de la Audiencia Provincial, tras el veredicto del jurado popular, apreció la eximente completa por trastorno mental. Además del internamiento, le impusieron la libertad vigilada durante diez años a partir de que quede en libertad. Cumple internamiento en el hospital psiquiátrico de Alicante. Es allí precisamente donde se encuentra preso el Ramón del Barrio, el enfermo mental que el verano de 2004 degolló al niño Borja Solar en el parque de Isabel la Católica.

Años después, en 2013, el Tribunal Supremo, en una sentencia pionera, obligó al Sespa a indemnizar con 70.000 euros a los familiares del niño. Le consideró responsable de una deficitaria atención médica al enfermo psiquiátrico. Llevaba aproximadamente ocho años sin supervisión médica pese a la grave enfermedad mental que padecía. La Consejería de Salud y Servicios Sanitarios había negado anteriormente cualquier responsabilidad patrimonial en el asunto.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos