La familia de Silvia Hernández recoge firmas para pedir la celebración de un nuevo juicio

Isaura Álvarez, con una foto de su hija Silvia. / PALOMA UCHA
Isaura Álvarez, con una foto de su hija Silvia. / PALOMA UCHA

Se resisten a aceptar la condena impuesta a Celestino G. V. por homicidio imprudente y encargan una segunda valoración de la autopsia

P. SUÁREZ / O. SUÁREZ GIJÓN.

El pasado 31 de mayo, un jurado popular declaraba a Celestino G. V. culpable de homicidio por imprudencia grave, al no apreciar intención de matar en el episodio que acabó con la muerte de la que era su pareja, Silvia Hernández. Una sentencia que era recibida por la familia de la fallecida como un jarro de agua fría y con la impresión de que «se ha juzgado a la víctima». Esto, sumado a la puesta en libertad del reo el mismo día en que la sentencia le fue notificada, terminó por hundir al entorno de Silvia, quienes en una entrevista con EL COMERCIO reconocían estar «destrozados» tras el juicio.

Ahora, sus familiares, en su intento por demostrar que lo ocurrido, a su parecer, fue un asesinato y no un homicidio imprudente, han recurrido a una conocida página web para iniciar un proceso de recogida de firmas, con el que esperan «crear una presión social que desemboque en un nuevo juicio». «Lo que buscamos es que se lleve a cabo un juicio justo, instruido por profesionales y no por personas escogidas al azar», afirma la madre de la fallecida, tras crear en Change.org la petición '#JusticiaparaSilvia #Queremosunjuiciojusto'.

De momento, en tan solo dos días la iniciativa ha conseguido más de 800 firmas que apoyan las intenciones del entorno de la víctima.

Silvia Hernández falleció a los 34 años en el domicilio que compartía con su novio en la calle Carpinteros, en el barrio de Roces. Presentaba dos heridas de arma blanca. El veredicto del jurado popular considera que esas lesiones le fueron ocasionadas de forma ocasional cuando Celestino V. G. intentó evitar que se autolesionase con un cuchillo de cocina. Las heridas, de un centímetro de profundidad, le afectaron al estómago y a un pulmón. Murió por una hemorragia interna.

La familia ha encargado a un experto una segunda valoración de los informes de la autopsia realizada por los forenses con el objeto de valorar con un nuevo abogado si existen opciones para recurrir la resolución judicial ante el Tribunal Superior de Justicia de Asturias (TSJA). El plazo concluye la próxima semana.

La representante del ministerio fiscal estudia también la posibilidad de interponer un recurso, dado que su petición inicial para el procesado era de 22 años de prisión al entender que los hechos eran constitutivos de delito, al igual que la mantenida por la abogacía del Estado. Tanto la acusación particular como la popular tipificaban los hechos como asesinato y pedían la prisión permanente revisable.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos