Familiares y amigos dan su último adiós al otorrino Comins

Familiares del fallecido llevan sus cenizas.
Familiares del fallecido llevan sus cenizas. / CITOULA

La iglesia de San Lorenzo acogió el funeral de «un médico que supo ganarse el cariño de sus pacientes»

E. C. GIJÓN.

La iglesia parroquial de San Lorenzo acogió ayer el funeral de Joaquín Comins Pérez. Médico vocacional, fallecía a los 86 años el domingo en Gijón, la ciudad en la que había nacido y en la que desarrolló la mayor parte de su profesión.

Cursó sus estudios de Medicina, en la especialidad de otorrino en Madrid. Y de regreso a Asturias se estableció en un primer momento en Sama (Langreo), donde estuvo trabajando un tiempo antes de poner rumbo a Gijón. Ya en la ciudad en la que había nacido, trabajó en la residencia (hoy hospital) de Cabueñes y en la Casa del Mar. En sus primeros años ejerciendo su profesión, con un sistema sanitario aún en ciernes, se destacó por ayudar a sus pacientes, especialmente a los que carecían de recursos. También atendió a sus pacientes en el ambulatorio central (el actual centro de salud Puerta de la Villa) antes de abrir una consulta privada y trabajar en Cruz Roja.

Amable y volcado con sus pacientes, a quienes atendía con una amplia sonrisa, deja viuda, María Julia de Esparta Alonso-Villaverde, con la que tuvo cuatro hijos, María Antonia, Carlos Javier, Joaquín y María Begoña. Uno de sus nietos, Diego Fernández Comins, formó parte de la Corporación municipal como concejal del PP. Ayer, muchos fueron quienes quisieron testimoniar a sus familiares su pésame.

Temas

Gijón

Fotos

Vídeos