Los familiares de Lorena Torre piden colaboración ciudadana para localizarla

El helicóptero de Bomberos de Asturias, ayer, sobre la bahía de San Lorenzo. / E. C.

La mujer, vecina de El Coto y de 40 años, es sobrina de Graciano Torre, exconsejero de Industria. Falta de su domicilio desde el jueves

OLAYA SUÁREZ GIJÓN.

Prosigue la búsqueda de Lorena Torre, la mujer de 40 años que falta de su domicilio en El Coto desde la noche del pasado jueves. Ayer el rastreo se volvió a centrar en la línea de costa, a pie y con la ayuda de medios aéreos como el helicóptero de Bomberos y el del Helimer Cantábrico de Salvamento Marítimo. La desaparecida es sobrina de Graciano Torre, exconsejero de Industria, y prima de Nino Torre, diputado en la Junta General del Principado.

Los agentes de la Policía Nacional encargados de la investigación tomaron declaración en los dos últimos días a sus más allegados, como sus familiares, sus compañeros de trabajo y sus amigos. Lorena acudió con normalidad el jueves a su puesto de trabajo en una superficie comercial, pero no regresó a la casa familiar. Fueron sus padres, con los que vive, los que de madrugada acudieron a la Comisaría para interponer la denuncia, alertados por la tardanza de una chica de rutinas muy marcadas y que nunca se ausentaba sin avisar. El coche de Lorena fue encontrado horas después aparcado en El Rinconín. De ella, por el momento, no se ha encontrado rastro alguno. «No sabemos qué pensar. No tenía ningún problema aparente, llevaba una vida muy normal, nunca había tenido problemas psicológicos... No entendemos qué ha podido pasar, estamos muy preocupados», lamentaban ayer sus familiares, que han difundido la imagen de Lorena por las redes sociales para que todo aquel que pueda aportar alguna pista se ponga en contacto con la Policía. En el momento en el que se le perdió la pista vestía plumífero de color verde, pantalón vaquero y botines color negro. La familia no descarta ninguna hipótesis hasta que avance la investigación.

No es la única vecina de Gijón de la que no se tienen noticias. Paz Fernández Borrego, residente en Nuevo Roces, desapareció en Navia sin dejar rastro alguno la noche del 13 de febrero. Su pista se pierde después de salir del hostal del centro de la localidad en el que reservó una noche de alejamiento y dejó sus pertenencias. Abandonó el establecimiento con su perro, un yorkshire, y nada se ha vuelto a saber de ella. Su mascota apareció vagando por las calles de Navia a la mañana siguiente y su coche se encontraba aparcado en las inmediaciones del Hospital de Jarrio.

Las investigaciones realizadas por la Guardia Civil determinaron que su teléfono móvil dejó de emitir señal en las proximidades de Busmargalí, una zona boscosa a unos ocho kilómetros de Navia. Desde entonces la Benemérita ha peinado el área a pie y en helicóptero. La intensa búsqueda ha sido infructuosa. La familia y los amigos de la mujer piden que se refuerce el operativo para localizar a Paz, quien suele frecuentar la zona del occidente de Asturias, donde tiene numerosas amistades. Los agentes encargados del caso han interrogado a varias personas del entorno de la desaparecida en busca de indicios y pistas que puedan arrojar luz al extraño episodio. La mujer tiene una hija de tres años y otro mayor de edad. «Nunca estaría tantos días sin comunicarse con ellos», dicen sus allegados.

También en Castrillón la Guardia Civil busca a otra mujer, Concepción Barbeira, cuyo coche apareció en la playa de Santa María del Mar el viernes por la mañana.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos