Las feministas buscan implicar a las jóvenes en la lucha por la igualdad

Las sindicalistas feministas Aurora Díaz, Ana Flor Argüelles, Ana María Rodríguez, Tini Navas, Úrsula Szalarta, Felisa Soria, Aurea Rosa Ortega, Laura Álvarez Lozano, Manuela Blanco y Belén Barra, ayer, en la jornada inaugural de los encuentros de mujeres. / CITOULA
Las sindicalistas feministas Aurora Díaz, Ana Flor Argüelles, Ana María Rodríguez, Tini Navas, Úrsula Szalarta, Felisa Soria, Aurea Rosa Ortega, Laura Álvarez Lozano, Manuela Blanco y Belén Barra, ayer, en la jornada inaugural de los encuentros de mujeres. / CITOULA

Comisiones Obreras organiza un encuentro intergeneracional para dar a conocer la historia de las mujeres trabajadoras

LAURA CASTRO GIJÓN.

«Es fundamental llegar a las más jóvenes. La lucha debe continuar con ellas y para eso es importante que conozcan la historia del feminismo». Esta es la conclusión a la que llegó ayer Felisa Soria, directora de la Oficina de Igualdad del Ayuntamiento gijonés, durante la presentación del encuentro intergeneracional de mujeres organizado por Comisiones Obreras. La actividad finalizará hoy al mediodía con una mesa redonda en el Centro Municipal Pumarín Gijón Sur.

Bajo el título 'Juntas hicimos, hacemos y haremos historia', este encuentro femenino pretende «crear un espacio de convivencia y puesta en común de experiencias de mujeres de distintas generaciones», tal y como explicó la responsable de Igualdad de CC OO, Ana María Rodríguez. Asimismo, añadió, «esperamos que sirvan para tejer redes de solidaridad femenina que nos ayuden a continuar sumando hazañas».

En este sentido, se expresó también Soria al comentar que «las jóvenes creen que van a inventar el mundo, pero ya está inventado. Por eso, estas reuniones puedan acercarles una historia que desconocen y que encuentra su máximo ejemplo en las fábricas de mujeres que hubo en esta ciudad durante los años 70 y 80». La directora de la Oficina de Igualdad recordó el papel de las trabajadores de Confecciones Gijón (más conocida como IKE), quienes «lucharon durante diez años por sus derechos laborales e incluso llegaron a permanecer cuatro de ellos encerradas en la propia fábrica».

Son precisamente estas «hazañas», valoró la sindicalista Manuela Blanco, «las que pueden motivar a las jóvenes a continuar para lograr una igualdad real entre hombres y mujeres». Esta gijonesa de 57 años recalcó la necesidad de «crear conciencia, pues parece que estamos viviendo una regresión a pesar de los avances legales». Su opinión coincide con la de otras asistentes como Aurea Rosa Ortega, Aurora Díaz, Ana Flor Argüelles y Belén Barra, quienes no dudaron al afirmar que «nos siguen matando, continuamos perdiendo derechos y la brecha salarial sigue existiendo».

Ante estas barreras, «no queda otra que seguir luchando, porque si no nos hacemos notar no existimos y si no alzamos la voz no nos oyen», concluyó Carmen Suárez, ponente de ayer y autora del libro 'Feministas en la Transición asturiana'. De hecho, las asistentes coincidieron en señalar que «todavía queda mucho camino por hacer, pues la desigualdad entre hombres y mujeres es una carrera de fondo que tardaremos aún varios años en ganar».

Temas

Gijón

Fotos

Vídeos