Las fiestas se lanzan al Cantábrico

El pregonero, Daniel Montalvo, junto a la comisión de fiestas de Pescadores.
El pregonero, Daniel Montalvo, junto a la comisión de fiestas de Pescadores. / PALOMA UCHA

Cimavilla se cita este sábado con la cucaña en el Muelle y Pescadores procesiona el domingo | Tras cargar pilas con una gran chocolatada, Moreda tiene dos citas deportivas, una matinal en bicicleta y el 'corre corre' vespertino

E. C. GIJÓN.

El agua será este fin de semana protagonista de las fiestas que en Gijón simbolizan los últimos coletazos del verano. Agua de mar, distinta a la lluvia que en Cimavilla ya obligó a suspender actividades y que mantiene alerta a la comisión de fiestas que preside Omar López. El programa festivo para hoy, tanto en Cimavilla como en los otros barrios que tienen actos programados, incluida una novedosa y original carrera Culomoyau Race Cimavilla (incluidos todos en la agenda), estarán un día más pendientes del cielo.

Una cucaña en el Muelle, precisamente parte de la programación que el mal tiempo frustró el pasado fin de semana, es una de las iniciativas que se echa al Cantábrico. Será a partir de las 12.30, si bien los interesados podrán formalizar su inscripción desde el mediodía. Como se trata de un acto que busca ser burlesco y simpático, el único requisito para participar será ir disfrazado. No hay, pues, discriminación por razón de edad, sexo o condición, pero se requieren grandes dosis de buen humor, para contagiar a los espectadores.

La otra iniciativa específicamente marinera no parte del barrio alto, sino de Pescadores, que organiza mañana, en torno a las 12.30 horas, una procesión marinera a continuación de la tradicional misa del mediodía.

Dani, con los jubilados

Una convocatoria original a los pescadores para que participen con sus barcos en la corta travesía la formuló ayer el niño Daniel Montalvo Reboeiras, a través del pregón que le correspondió leer como Trasgu del pasado año (el equivalente a xanina, pero en masculino). Dani, como es conocido en el barrio, hizo un llamamiento a dejar este fin de semana las preocupaciones y buscar la diversión al amparo de la Virgen de la Soledad, si bien él mismo utilizó algún guiño reivindicativo, en el sentido de que los jubilados deben tener la pensión que les permita ver recompensado su esfuerzo en los años de trabajo en la mar.

Fuera del agua, Cimavilla continuó ayer sus maratonianos festejos en dos escenarios distintos y con diverso objetivo. Por una parte, la comisión de fiestas desarrolló un programa con la música como principal ingrediente en calles y plazas, que habría de concluir en torno a la medianoche en el cerro de Santa Catalina, con una verbena amenizada por Versión Original.

Pedro, Manuela, Ica y Agustín

El otro marco fue la Asociación de Vecinos Gigia, que celebró su día del socio con representantes de los seis grupos políticos municipales. El presidente, Sergio Álvarez, utilizó un cuento como metáfora para reivindicar la participación vecinal y rindió un homenaje a cuatro de los vecinos de más edad: Pedro Fandos, Manuela Pidal, Carmen 'Ica' Pulido y Agustín Santurio.

En Pescadores, las verbenas no dejan de ser una buena oportunidad para profundizar en el hermanamiento de los vecinos. Rita Rendueles, veterana dirigente de la agrupación vecinal Virgen de la Soledad, mostró ayer su satisfacción por las más de 200 plazas reservadas para la cena de hoy.

Y Moreda, que ayer comenzó los actos festivos con juegos y una gran chocolatada, celebra hoy dos grandes citas deportivas. Por la mañana, en bicicleta. Y por la tarde: 'Corre, Moreda, corre', a pie.

Fotos

Vídeos