Un final de año plagado de obras

El 'Kilometrín'. Es la obra que más quebraderos de cabeza ha dado al equipo de gobierno. Si no llueve en exceso, podrá estar finalizada en dos semanas. Queda echar una última capa y las luminarias. / ARNALDO GARCÍA
El 'Kilometrín'. Es la obra que más quebraderos de cabeza ha dado al equipo de gobierno. Si no llueve en exceso, podrá estar finalizada en dos semanas. Queda echar una última capa y las luminarias. / ARNALDO GARCÍA

La acumulación de proyectos vecinales y los retrasos de actuaciones multiplicarán los tajos en la ciudad | 'El Kilometrín' estará disponible a finales de mes y el parque de La Serena mostrará su nuevo aspecto a mediados de octubre

Marcos Moro
MARCOS MOROGijón

En marzo de 2016 la alcaldesa Carmen Moriyón manifestó en un Pleno su hartazgo con los retrasos y fallos en las obras municipales y anunció que a partir de ese momento ella misma se iba a ocupar personalmente de la supervisión de todos los proyectos pendientes. De inmediato la regidora presentó un plan de choque para hacer frente a los problemas detectados con medidas como la reforma de la contratación administativa y una intensificación de la vigilancia de las obras durante su ejecución. Eso se puso en marcha hace casi año y medio, pero no ha impedido nuevas complicaciones como las sucedidas con el 'Kilometrín' y los defectos que ahora hay que subsanar en Marqués de San Esteban. Tampco ha evitado que la ciudad encare la llegada del otoño con un importante atasco de actuaciones comprometidas con el movimiento vecinal gijonés. Proyectos que tienen su origen tanto en la primera experiencia de presupuestos participativos como en demandas de los distritos.

Más noticias

Tal es la acumulación de incumplimientos, a ojos de la federación vecinal urbana (FAV), que la alcaldesa se ha comprometido a informar esta misma semana sobre el estado de 138 obras pendientes en toda la ciudad, detallando su grado de ejecución o, según el caso, en qué punto de tramitación se encuentran.

Sea como fuere, los próximos meses van a ser muy intensos en licitaciones y adjudicaciones lo que, unido a los retrasos en algunas actuaciones ya en marcha, anticipan un final de año y un arranque de 2018 plagados de obras. Una situación que no se daba en la ciudad desde los 'planes Zapatero'.

De las más significativas que vienen coleando desde antes del verano, las más próximas a su conclusión son las del 'Kilometrín' y la reforma del parque de La Serena. Respecto al circuito deportivo a la vera del Piles, la directora general de Coordinación de Infraestructuras, María López Castro, asegura que si no llueve en unas dos semanas podría volver a estar en uso. Solo resta echar una última capa al nuevo pavimento e instalar las luminarias del recinto. En el peor de los casos, la reforma del 'Kilometrín' estará acabada a finales de mes.

Para volver a usar el parque de La Serena, si las cosas no se tuercen, los vecinos de El Llano deberán esperar a mediados de octubre. Ya se puede observar allí el nuevo pavimento continuo que pretende convertir este espacio público en un lugar más diáfano y menos permeable para colectivos problemáticos. Queda la parte de instalación de juegos infantiles y la construcción de la minipista deportiva, que puede demorarse aún un mes.

El servicio de Obras Públicas tiene en perspectiva tres actuaciones que arrancarán a finales de septiembre o principios de octubre. Se trata de la semipeatonalización de la calle San Antonio, el reasfaltado de la avenida de Juan Carlos I entre el Museo del Ferrocarril y la piscina de Moreda y la reposición de pavimento en tres calles del barrio de La Arena (Marqués de Urquijo, Emilio Tuya y Menéndez Pelayo). De esas tres obras la única adjudicada a día de hoy es la primera, que será ejecutada durante cuatro meses por la empresa CGS, la misma que semipeatonalizó la Travesía del Convento y reasfaltó la avenida de la Costa.

De las sedes vecinales que estaban en construcción está ya acabada la de Nuevo Roces. La de Somió ya tiene levantada su estructura y la que va un poco más retrasada es la de Veriña.

En los próximos meses también arrancarán obras largamente demandadas, como la conversión de la Casa Paquet en albergue de peregrinos, que será ejecutada por la constructora Bauen. También están en la parrilla de salida para iniciarse antes de que finalice el año la obra de remodelación de la calle Río de Oro como bulevar urbano, la actuaciónpara cubrir la pista polideportiva de Cimavilla y la construcción de la escuela infantil de Contrueces.

Fotos

Vídeos