El PGO ve la luz al final del túnel

Zona de El Rinconín, donde el nuevo PGO contempla el desarrollo de una gran 'playa verde'. / JOSÉ SIMAL
Zona de El Rinconín, donde el nuevo PGO contempla el desarrollo de una gran 'playa verde'. / JOSÉ SIMAL

El gobierno local se apoya en Xixón e IU para sellar el modelo de ciudad sostenible | El Pleno aprobará el miércoles los cambios incorporados, que afinan y corrigen el documento, que estará dos meses expuesto a consulta pública

M. MORO GIJÓN.

Más de año y medio transcurrido desde su aprobación inicial y después de muchas consultas jurídicas, la revisión del Plan General de Ordenación (PGO) empieza a vislumbrar la luz al final del túnel. El gobierno local ha encontrado en Xixón Sí Puede e IU los aliados que necesitaba para sellar el modelo de ciudad, centrado en criterios de sostenibilidad, y marcar así diferencias con los dos planeamientos anulados por los tribunales. Al margen de la labor del equipo redactor, que ha tenido que subsanar numerosos errores y defectos, los dos grupos de la izquierda son los que han cincelado el documento en esta fase posterior al primer periodo de alegaciones. Presentaron una batería de propuestas correctoras, con guiños al PSOE en un último esfuerzo para que éste no se quede fuera del consenso, y el concejal de Urbanismo, Fernando Couto, las aceptó todas. De esta forma se ha llegado a la versión modificada que se aprobará el próximo miércoles en el Pleno y que abrirá una segunda información pública reglada (durante dos meses) para dar mayor seguridad jurídica a la tramitación. El portavoz de IU, Aurelio Martín, calificó el resultado obtenido de «plan de mestizaje» porque, a su juicio, «refleja la pluralidad municipal». «Cada grupo puede sentirse identificado en algunos de sus contenidos sin ser patrimonio de ningún partido», explicó. He aquí un resumen de las novedades introducidas en el PGO.

Menos edificación en la zona rural y nuevo régimen de usos

Suprimidos los grandes urbanizables como Castiello, Granda y Porceyo, el reto consistía ahora en buscar fórmulas para no favorecer que se llenase todo de chalés y miniurbanizaciones con la reagrupación y ampliación de los núcleos rurales que plantea este PGO. Para ello se han establecido nuevas superficies mínimas tanto de parcelación como de edificación. En el caso de los núcleos rurales preexistentes quedará establecida la parcela mínima edificable en 1.000 metros cuadrados. Sin embargo, en los de nueva creación el límite será un poco más alto, a partir de 1.500 metros cuadrados en función de la tipología y cercanía al casco urbano del núcleo rural.

La negociación del gobierno local con los grupos de la izquierda ha fructificado en un nuevo régimen de usos para el medio rural gijonés para dar opciones que no sean las edificatorias a los propietarios y dinamizar en la medida de lo posible ese entorno. En este régimen de usos se especificará la agricultura intensiva y extensiva, con especial atención a la horticultura (las huertas). Se incluirán también los núcleos zoológicos y se completará el uso referido a la apicultura conforme a la normativa sectorial.

El preservacionismo ambiental también se ha reforzado con medidas como la creación de corredores ambientales y un mayor aumento de la protección de los cauces fluviales hasta la misma cabecera de los mismos

Preservación de la industria a pie de mar en El Natahoyo

En aras del consenso con el mayor número de formaciones políticas de la izquierda municipal se ha optado por retirar del PGO las fichas relativas a Juliana-Armón y el Tallerón de Duro Felguera, que dejaban abierta la posibilidad de transformar ese espacio industrial a otros usos. Se mantendrán de este modo las condiciones urbanísticas del Plan Rañada de 1999 y quedarán así blindados su actividad industrial y empleo para el periodo de vigencia del Plan General.

En el caso de los antiguos terrenos de Naval Gijón, para pesar de grupos como PP y Ciudadanos y de los vecinos de Poniente, quedarán finalmente excluidos los pisos y los hoteles en su ámbito. Se mantiene el criterio de la aprobación inicial. Lo que se desarrollará allí, a través de un plan especial, es un nuevo espacio de usos productivos inspirado en el modelo del Parque Científico y Tecnológico. La idea es construir edificios de oficinas dejando la planta baja para bares, cafeterías, bancos, fotocopias o cualquier otro servicio complementario que puedan necesitar las empresas que se vayan instalando.

También tendrá que desarrollarse con un plan especial el ámbito de Mina La Camocha, donde hay acuerdo mayoritario entre los grupos para implantar industria agroalimentaria no contaminante.

La gran industria del concejo, Arcelor, mantendrá su cinturón ambiental aunque con algunos ajustes y retoques fruto de la aceptación de una parte de las alegaciones de la multinacional siderúrgica.

Crecimiento compacto y hacia el interior de la ciudad

Ese criterio ya presente en el documento de aprobación inicial se mantiene y se refuerza. Para defender ese modelo de desarrollo que prioriza rellenar los huecos que quedan disponibles sin edificar en la ciudad hasta colmatarla se justifica la exclusión del uso residencial en Naval Gijón, pero también la creación de la playa verde entre la Ería del Piles y el Sanatorio Marítimo. En palabras de David Alonso, edil de Xixón Sí Puede, «si estos enclaves tan golosos no se blindasen ante el riesgo de especulación urbanística los constructores se centrarían en ellos y dejarían bolsas vacías de suelo en el resto de la ciudad».

El PGO prevé en suelo urbano 20.000 nuevas viviendas, de las que 8.600 responden a desarrollos heredados como Ecojove (1.976) o Nuevo Roces (1.200) y el resto a los nuevos urbanizables como Cabueñes, Peñafrancia e Infanzón (1.322) o a desarrollos en suelo urbano no consolidado (10.142). Entre los planeamientos de nuevo cuño destacan las áreas de Príncipe de Asturias (792 viviendas), los terrenos de Rubiera Predisa en Les Quintanes (1.208), El Cerillero (864), Nuevo Gijón (1.206)y Tremañes (684). A todo ello se suma el desarrollo de un plan de rehabilitación de viviendas y barrios degradados a diez años dotado con 200 millones de euros.

Por si estas previsiones se quedasen cortas, la gran novedad es la preservación para futuros crecimientos densos de la ciudad de dos bolsas de suelo que suman unos 400.000 metros cuadrados y están ubicadas fuera de la ronda (A-8), en Castiello. Es una especie de reserva estratégica y por ello su clasificación será de suelo no urbanizable.

Asunción de las actuaciones de carácter supramunicipal

El PGO asumirá toda la normativa y legislación supramunicipal para evitar conflictos competenciales con el Gobierno regional. Esto incluye todas las áreas urbanísticas concertadas como la ZALIA, Ecojove y los planes especiales de Nuevo Roces y Lloreda, así como el Plan Especial del Suelo No Urbanizable de Costas (PESC). En el caso de las áreas concertadas se grafía su ámbito y el equipo redactor se remite a los instrumentos aprobados, porque su situación jurídica dependiente del Principado no permite otro tipo de intervención desde el planeamiento y así lo ha dictaminado la Comisión de Urbanismo y Ordenación del Territorio de Asturias (CUOTA) en el informe que obra en el expediente.

Fotos

Vídeos