La Fiscalía investigará el entorno familiar del alumno del San Miguel

La Fiscalía investigará el entorno familiar del alumno del San Miguel
Entrada principal del colegio San Miguel, que gestiona la parroquia con el mismo nombre. / A. GARCÍA

Tras conocer el informe policial, solicita al colegio referencias sobre el menor por si estuviera en una situación de desamparo

PABLO SUÁREZ / OLAYA SUÁREZ GIJÓN.

La Unidad de Familia y Mujer (UFAM), el departamento de la Policía encargado de investigar el caso de la profesora del colegio San Miguel acusada de mantener una relación sentimental con un menor del centro, dio ayer por concluida la investigación. Tras entrevistarse con el menor y sus padres, la profesora, y la directiva del centro, procedió a enviar un detallado informe del caso a la Fiscalía de Menores, que será la que determine si existió delito y en consecuencia abra la causa o decida archivarla.

Sin embargo, a raíz de conocer los detalles de lo sucedido, como las conversaciones aportadas por el alumno a las que ayer aludía la familia, la Fiscalía ha decidido comenzar una investigación paralela enfocada al entorno del menor con el fin de determinar si pudiera estar en una situación de desamparo, aquella en la que se encuentran los menores cuando se produce un incumplimiento de los deberes de protección establecidos por las leyes.

Para comenzar esa investigación adicional, la Fiscalía ya ha solicitado al colegio San Miguel la elaboración de un informe en el que se detalle la situación actual del menor, tanto en el aspecto familiar como en el personal y educativo, de cara a conocer al detalle el motivo que impulsó al menor a ponerse en contacto con la profesora, hayan mantenido, o no, una relación sentimental.

Sin embargo, esta nueva vía abierta por la Fiscalía no limitará la investigación original sobre si hubo o no delito en los hechos relatados por el alumno. Un caso que a nivel policial está completamente cerrado, al no observar los agentes ningún indicio de delito, por lo que, a no ser que la Fiscalía ordene otro tipo de pesquisas, la UFAM da por terminada la investigación. Queda ahora saber si el fiscal ratifica las conclusiones de los agentes y archiva el caso o, por el contrario, decide poner en marcha una investigación judicial.

«Recuperar la normalidad»

Pese a la avalancha de noticias desde que el caso se hiciera público, el colegio concertado San Miguel, de Pumarín, continúa ciñéndose al comunicado publicado el miércoles y rechaza entrar a valorar las últimas novedades sobre el caso. «Ahora mismo lo único que queremos es volver a la normalidad. No vamos a entrar en ninguna polémica más», afirma la dirección, a la vez que comunica que da por terminadas las indagaciones. «Toda la información recabada ha sido puesta en manos de la Policía», explica.

Respecto a si, en caso de demostrarse que la profesora no ha cometido ningún tipo de irregularidad y que no hay pruebas que evidencien la veracidad del testimonio del menor, el centro estaría dispuesto a que la docente vuelva a su puesto de trabajo, la dirección afirma que «se trata de una decisión en la que deberán intervenir más personas», y por tanto no quiere, de momento, entrar a valorar esta posibilidad. «Lo primero de todo es ver cómo concluye el caso», argumenta. Tampoco ha querido a valorar las declaraciones de la profesora a EL COMERCIO, en las que afirmaba que sospechaba de un «ataque personal» por parte de alguien del centro. «No vamos a entrar en nada. Corresponde a la Fiscalía valorar y determinar toda la información sobre el caso».

Al procedimiento de la fiscalía podría añadirse la denuncia que presente la profesora contra alguno de los implicados en la polémica y que considera que podrían haber atentado directamente a su derecho al honor, la privacidad y a la integridad moral. La docente se está asesorando de los pasos a seguir para conseguir limpiar su nombre de la manera más completa posible.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos