La fiscalía pide 20 años de internamiento para el parricida de Montiana

El coche fúnebre, con los restos de Milagros Fresno. /  D. ARIENZA
El coche fúnebre, con los restos de Milagros Fresno. / D. ARIENZA

La acusación pide responsabilidad al Sespa por el diagnóstico erróneo del enfermo mental que mató a su madre, María Milagros Fresno

OLAYA SUÁREZ GIJÓN.

El Ministerio Fiscal solicita 20 años de internamiento psiquiátrico para un «enfermo mental» acusado de asesinar a su madre en su casa la parroquia de Montiana. El juicio se celebrará a partir del 19 de febrero en la Sección Octava de la Audiencia Provincial, también mediante la modalidad de jurado popular.

La acusación pública entiende que en el momento de cometer el crimen el procesado Iván G. F., de 32 años, tenía sus facultades mentales anuladas. Tipifica los hechos como constitutivos de un delito de asesinato, si bien aprecia una eximente completa de enajenación.

De acuerdo al relato, sobre las 7 horas del 29 de noviembre de 2016, «el acusado, sabiendo que su madre, María Milagros Fresno Ramos, se encontraba en el salón de la planta baja de la vivienda donde residían, y cuando ella aún permanecía acostada, entró en el estancia, lo que provocó que la mujer se despertara. Ésta, medio dormida, le preguntó qué hora era, momento en que el acusado, de manera inesperada, se abalanzó sobre ella y, con intención de acabar con su vida, le apretó con ambas manos el cuello y la estranguló, provocando su muerte por asfixia. La víctima no pudo defenderse», explica en el escrito de acusación.

Tras cometer presuntamente el crimen, el acusado fue caminando desde Montiana hasta la Comisaría de la Policía Nacional de El Natahoyo, donde se entregó y confesó haber matado a su progenitora. Según el informe psiquiátrico y de los médicos forenses, Iván G. F. «padece un trastorno mental y del comportamiento compatible con el diagnóstico de esquizofrenia paranoide, estando los hechos en conexión con su delirio». Por ese motivo, el fiscal considera que en el momento de cometer el crimen tenía su capacidad de discernimiento y autogobierno anulada. En concepto de responsabilidad civil, solicita que el acusado indemnice a su padre con 50.000 euros y con 20.000 a cada una de sus dos hermanas.

La familia solicita su libre absolución al considerar también que concurre en su caso la eximente de enajenación mental, a la vez que pedirá una medida de internamiento en un centro psiquiátrico adecuado. Solicita además la responsabilidad del Sespa por el diagnóstico erróneo del joven con graves problemas mentales.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos