Fiscalía rebaja a 4 meses de cárcel la pena para los jefes de una empresa por un accidente laboral

«No hubo ningún fallo de seguridad», se defienden los acusados

EUROPA PRESS

El Ministerio Fiscal ha rebajado a cuatro meses de prisión la condena solicitada para cada uno de los cuatro acusados por un accidente laboral sufrido por un trabajador al que aplastó una bobina de 1,5 toneladas, en Gijón.

Así lo ha hecho durante la vista oral celebrada este viernes en el Juzgado de lo Penal número 2 de Gijón, al entender que lo que hubo en todo caso fue un delito imprudente.

La Fiscalía pedía inicialmente dos años de prisión por un delito contra la vida y salud de los trabajadores en concurso de normas con de un delito de lesiones imprudentes del artículo para el representante legal y director de la empresa, el jefe de taller, el jefe de producción, y el jefe de equipo de la compañía, mientras que el trabajador accidentado ha renunciado a toda reclamación por estos hechos.

Uno de los abogados de la defensa, Miguel Noriega, ha señalado, en declaraciones a los medios de comunicación al término del juicio, que la rebaja de la Fiscalía se ha producido a tenor de lo constatado durante la vista oral.

Noriega ha destacado que se ha podido comprobar el trato a los trabajadores de esta empresa y que esta, desde el primer día, se hizo cargo de todos los gastos del empleado accidentado. De ahí que, según él, no haya acusación particular. Ha insistido, además, en que la empresa está muy implicada con el tema de la seguridad de sus trabajadores.

«No hubo ningún fallo de seguridad», han asegurado uno de los acusados, quien se ha mostrado «contento» con el cambio en la calificación fiscal. Asimismo, ha manifestado, en declaraciones a los medios de comunicación, que confía en que el caso quede «en nada».

«No hay nada susceptible de que se haya hecho mal», ha apuntado, para destacar después que se trata de una empresa «seria» e implicada en la Prevención de Riesgos Laborales. A esto ha sumado que el trabajador está ya en activo.

De acuerdo al relato fiscal, los hechos tuvieron lugar el 19 de enero de 2016, sobre las 17.15, cuando el accidentado, un hombre de 42 años con la categoría profesional de peón especialista, perteneciente a la empresa de trabajo temporal, se encontraba trabajando en la empresa de metal en Gijón, llevando una carretilla elevadora, teniendo que suministrar material a las distintas máquinas.

Ese día tenía que llevar una bobina de chapa a la máquina denominada Natahoyo, para lo que se desplazó con la carretilla elevadora a la zona de almacenamiento, la situó frente a la carrilera de bobinas y, después de bajarse de la máquina, cortó con una tijera de acero los flejes.

En ese momento, una bobina de 1.472 kilogramos de peso, cayó sobre él, atrapándolo y golpeándolo. En la caída, la bobina quedó parcialmente apoyada en las uñas de la carretilla elevadora, por lo que el jefe de taller elevó la bobina para liberarlo. El trabajador sufrió lesiones y le quedaron secuelas. Este fue asistido en el Hospital de Cabueñes, en Gijón.

Temas

Gijón

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos