La fiscalía no recurrirá la sentencia del parricidio de Monteana

O. SUÁREZ GIJÓN.

La fiscalía no recurrirá la sentencia de catorce años de internamiento psiquiátrico impuesto a Iván González Fresno por matar a su madre María Milagros Fresno. El jurado popular consideró al joven de 32 años autor de un delito de homicidio. La acusación pública tipificaba los hechos como constitutivos de un delito de asesinato y solicitaba 20 años de internamiento al apreciar una eximente completa por enfermedad mental. La fiscalía ha optado por no recurrir el fallo judicial de la Sección Octava de la Audiencia Provincial.

Iván González Fresno cumplirá la pena impuesta en la cárcel psiquiátrica de Alicante. Sufre una grave esquizofrenia paranoide para la que no recibía tratamiento en el momento en el que cometió el crimen, en noviembre de 2016. Además del internamiento, le impone la libertad vigilada durante el periodo de diez años a partir de que quede en libertad.

En el juicio, el procesado relató cómo escuchaba voces que le decían que tenía que matar a su madre para salvar a la humanidad. «Intenté luchar contra ellas durante un tiempo, pero al final no pude, creía que tenía que hacerlo para salvar al resto de la humanidad», dijo. Asfixió a su madre en la casa familiar de la parroquia de Monteana mientras su padre y sus hermanas dormían. Luego salió a la calle y recorrió ocho kilómetros hasta la Comisaría, se entregó confesando el crimen. Permaneció durante más de un mes ingresado en el HUCA, donde le fue diagnosticada la esquizofrenia paranoide.

Con la firmeza que ha tomado la sentencia al no haber recurrido las partes, la familia retomará el procedimiento por la vía de lo Contencioso-Administrativo para reclamar la responsabilidad al Sespa. Considera que existió un error en el diagnóstico médico del joven. Pocos meses antes, sufrió una crisis mental aguda y permaneció ingresado varias semanas. Aún así, no recibía tratamiento farmacológico, solo atención psicológica.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos