Fombas, pura bondad y amistad

Juan Fombona Braga./E.C.
Juan Fombona Braga. / E.C.

La emotiva carta de despedida de los amigos de Juan Fombona, el gijonés fallecido tras ser atropellado en Somió

«No hay palabras para definir la tristeza que te invade cuando te das cuenta de que alguien bueno y genuino va a faltar para siempre.

Fombona ha estado en muchas de las ocasiones memorables en las que hemos tenido esa diversión que recuerdas año tras año, sin solución de continuidad. Valencia de Don Juan, Madrid, el SoHo, aquella noche de Reyes (Prodigy mediante....).

Fombas –así le llamábamos– era un hombre integralmente bueno. No creo que haya nadie que pueda decir nada malo de él, es imposible. Era pura bondad y amistad. Él, además, nunca parecía necesitar de la nuestra, si bien todos sabíamos que podíamos pedir la suya siempre que fuera necesario –incondicional–.

En mi cabeza siempre quedarán esos momentos, esa risa inconfundible y esa mirada de un hombre bueno hasta el infinito. Siempre se van los mejores, dice el tópico; en este caso, se cumple a rajatabla.

Dejas un vacío inmenso en nuestros corazones, una muesca indeleble en nuestra humilde existencia; una razón para la esperanza en el más allá, donde, con permiso de otras figuras respetables, espero que nos estés esperando a la puerta; como aquel día en Joy Eslava, secreto que te llevaste contigo y que algún día nos contarás... Seguro que compartiremos tu risa de nuevo, amigo. Yo prometo llevar un disco de Helly Hansen. ¡Te lo debemos!

Descanse en paz.»

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos