Fomento estima que soterrar hasta La Calzada con tuneladora puede superar los cien millones

Fomento estima que soterrar hasta La Calzada con tuneladora puede superar los cien millonesGráfico

El Ayuntamiento y el Principado defienden la solución técnica más cara porque evita mover los colectores y facilita futuras ordenaciones urbanísticas

Marcos Moro
MARCOS MOROGijón

El Ministerio de Fomento ha recalculado lo que puede suponer en inversión el soterramiento completo de las vías hasta La Calzada. Y, según ha podido saber ELCOMERCIO, ahora hace una estimación en la que eliminar la barrera ferroviaria con perforadora hasta el apeadero de La Calzada dispara el gasto por encima de los cien millones de euros. En ese contexto hay que interpretar las recientes reservas en Oviedo del ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, sobre la propuesta de ampliación del soterramiento más hacia el oeste.

De la Serna apremió a sus socios de Gijón al Norte, Ayuntamiento y Principado, a tomar una decisión sobre el método constructivo de una actuación que hasta hace muy poco no entraba en los planes de su departamento y ahora debe quedar recogido contablemente en el nuevo convenio con el coste total de todas las obras del plan de vías y la parte que le toca pagar a cada administración. Por eso el ministro remarcó que «es importante que no tratemos de dar saltos cuantitativos que al final se traduzcan en una situación insalvable». Anteayer fue la primera vez que a De la Serna se le escuchaba en Asturias poner reparos económicos desde que comprometiera en junio más de 500 millones de euros para desbloquear el plan de vías con financiación pública y poner en marcha el abandonado túnel del metrotrén, incluida su prolongación hasta Cabueñes.

Fomento y Adif no eran conscientes de la importancia que tenía el soterramiento de las vías hasta La Calzada para la mayoría de grupos del Ayuntamiento y del movimiento vecinal gijonés. De hecho, pensaban que las aspiraciones ciudadanas habían quedado colmadas antes del verano con la lluvia de millones apalabrada por el titular de Fomento.

Más información

Cuando el portavoz del gobierno local, Fernando Couto, anunció en el Pleno de octubre que el ministerio aceptaba incluir en el convenio de Gijón al Norte una partida para soterrar las vías de La Calzada explicó que el umbral económico de esta actuación adicional eran 36 millones de euros pensando siempre en una excavación en trinchera.

Posteriormente se empezó a negociar la solución técnica de la tuneladora esgrimiendo ventajas constructivas. El Ayuntamiento, con el apoyo aparente del Principado, defiende este método porque al ir el ingenio mecánico horadando a gran profundidad evitaría tener que mover las infraestructuras de saneamiento de la EMA, como el colector del río Pilón, que atraviesan el trazado de las vías. Una operación muy compleja de abordar que, según un informe de la Empresa de Aguas, tendría un coste estimado de 16,9 millones. No obstante, el mismo informe advierte de que la inversión necesaria podría ser mayor si fuera necesario hacer bombeos.

Otra de las ventajas que ofrece esta alternativa más cara es que facilitaría la futura ordenación urbanística del espacio liberado por el soterramiento en la zona oeste. En concreto, el desdoblamiento de la avenida de Juan Carlos I más al oeste del complejo deportivo de Moreda-El Natahoyo, donde actualmente existe un cuello de botella para el tráfico, y la transformación de la avenida del Príncipe de Asturias en una vía más urbana, con características de bulevar y con posibilidad de nuevos desarrollos en sus márgenes.

El ministro, que vino a presentar el jueves un plan de modernización de las Cercanías que también beneficiará a Gijón, quiso dar un toque de atención a sus socios en Gijón al Norte. Sobre todo al gobierno local, volcado en dar satisfacción al sentir mayoritario del Pleno y a una reivindicación histórica sobre la que el movimiento vecinal gijonés lleva años haciendo bandera. «Deberíamos estar ya con el estudio informativo y el convenio de Gijón al Norte firmado», advirtió De la Serna, dando a entender que se pueden producir retrasos en el desarrollo del plan de vías por este motivo.

La postura oficial es de silencio, pero el planteamiento que se hace desde el Ayuntamiento es que si han pasado quince años sin hacerse nada en el plan de vías, no importa perder un poco más de tiempo en negociar un buen acuerdo para el principal proyecto que tendrá que desarrollar la ciudad en el siglo XXI. Un acuerdo que debe cuadrar las aportaciones económicas de cada administración para los próximos. Antes de incluir esta actuación adicional, Ayuntamiento y Principado sabían que tendrían que invertir en siete años 65,84 millones de euros en obras del plan de vías. Eso en el supuesto de que no saliera adelante la venta de terrenos, porque el esfuerzo económico se reduciría a 14 millones si se consiguiera hacer caja con las plusvalías del ‘solarón’. Ahora esta cifras tendrán que revisarse en función de la decisión que se adopte para ampliar el soterramiento más allá del edificio del Palacio de Justicia.

Reacciones de la oposición

A la oposición municipal no le pasaron ayer inadvertidos los mensajes del ministro pidiendo definición y mesura a sus socios de Gijón al Norte. El portavoz socialista, José María Pérez, opinó que el planteamiento de soterrar hasta La Calzada «anunciado a bombo y platillo» por Couto en el Pleno de octubre «ha quedado desmontado». Según Pérez, desde que Rajoy es presidente del Gobierno «no se ha ejecutado ni una sola actuación del plan de vías, incluso se retrasó cuatro años la demolición de la estación de Humedal». Ante este precedente y el bagaje de Ana Pastor como ministra, reconoció que desde el PSOE «nos tememos que los vaivenes de Foro y PP acaben consiguiendo que no se nueva nada, pase el tiempo y sigamos como estamos».

El edil de Xixón Sí Puede David Alonso defendió que el soterramiento de la vías que ayude a coser la ciudad y a integrar los barrios de la zona oeste «no puede ser excusa para paralizar el plan de vías y no avanzar en las diferentes vías de actuación comprometidas como el metrotrén o en la ampliación de la línea hasta el Hospital de Cabueñes». En opinión de Alonso, «es preocupante que desde Fomento se anuncien inversiones ferroviarias millonarias, más que necesarias, pero que luego se alarguen los plazos sin que se concrete nada en realidad». Teme también Xixón Sí Puede que todas estas inversiones «acaben quedando en nada».

El portavoz de IU, Aurelio Martín, indicó que «los recursos económicos para desarrollar el plan de vías deben ir dirigidos al objetivos fundamental, que es el soterramiento como mínimo hasta La Calzada y no para construir una estación de 400 millones». Desde Cs, José Carlos Fernández Sarasola defendió la importancia de ampliar el soterramiento hasta La Calzada, pero sin poner en peligro la viabilidad económica de la operación y no generar más retrasos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos