Fomento y Principado desbloquean los accesos a El Musel y la ZALIA

Un momento de la visita de Íñigo de la Serna. / Joaquín Pañeda

El ministro de Fomento Íñigo de la Serna ha puesto esta mañana en Gijón la primera piedra de las obras entre La Lloreda y Veriña, primera pieza de este puzle de comunicaciones

Marco Menéndez
MARCO MENÉNDEZGijón

Los accesos al puerto de El Musel y a la Zona de Actividades Logísticas e Industriales de Asturias (ZALIA) parecen definitivamente desbloqueados. Esta mañana acudió a Gijón el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, para poner la primera piedra de las obras entre La Lloreda y Veriña, primera pieza de este puzle de comunicaciones, pero también anunció que otra de las patas del proyecto, como es el vial de Jove, acaba de superar la declaración de impacto medioambiental, al tiempo que la Autoridad Portuaria de Gijón está a punto de culminar el proyecto de esa nueva vía de comunicación. Pero es que la tercera parte de este conjunto, la que corresponde al Principado, también tiene buenas noticias, pues el consejero de Infraestructuras, Fernando Lastra, anunció que la obra fue adjudicada ayer mismo, con lo que se prevé que los trabajos comiencen en breve. En realidad, se trata de llevar todas las actuaciones de la manera más coordinada posible, con el fin de facilitar el tránsito entre el puerto y las distintas zonas industriales del Oeste de Gijón.

Las inversiones para llevar a cabo estos trabajos son importantes. El tramo de 3,5 kilómetros para convertir en autovía la actual carretera entre La Lloreda y Veriña se llevará 43,7 millones de euros y el director de la obra, Jesús Villameriel, aseguró que se terminará en 39 meses. El vial de Jove, a falta de la conclusión del proyecto y el resto de trámites, cuenta con un presupuesto cercano a los 80 millones para completar 2,5 kilómetros, pero hay que tener en cuenta que 1,6 serán soterrados. Finalmente, la conexión con la ZALIA supondrá más de 16 millones de euros, pues se tratará de una carretera convencional de nuevo trazado, pues se estima que no es precisa una autovía debido al volúmen de tráfico previsto, aunque existe la posibilidad de desdoblarla en un futuro.

Por otro lado, Íñigo de la Serna también habló del proyecto de supresión de la barrera ferroviaria de Gijón, más conocido como el plan de vías. Al respecto, se felicitó por el apoyo que ha recibido el proyecto que presentó semanas atrás en el Ayuntamiento y agradeció las primeras palabras del consejero Fernando Lastra respaldando la ejecución del plan. De la Serna apuntó que “ahora toca trabajar y agilizar los plazos”.

El ministro de Fomento también hizo referencia a las dificultades que hay para encontrar una naviera que se haga cargo de la autopista del mar entre Gijón y Nantes, una línea que aseguró “rentable”, y avanzó que si no se llega a la convocatoria de las subvenciones de los Fondos CEF de la Unión Europea del próximo 14 de julio, hay otra convocatoria en noviembre. Pero resaltó que “también se puede hacer sin las ayudas de los fondos CEF”.

Finalmente, De la Serna comprometió el impulso del Gobierno de España a otra infraestructura vital para Asturias, como es la autovía AS-63 entre Doriga y La Espina. Indicó que pretenden culminar el tramo Doriga-Cornellana antes de fin de año y que en el Cornellana-Salas se está terminando la modificación del proyecto tras estar paralizadas las obras desde 2010. Además, en 2018 está previsto licitar la segunda calzada del Salas-La Espina.

Fotos

Vídeos