Fomento y Principado desbloquean el acceso a El Musel y la conexión a la ZALIA

Moriyón y De la Serna descubren el hito que marca el inicio de las obras de la carretera que se observa al fondo ante Lastra, Couto y López Ares.
Moriyón y De la Serna descubren el hito que marca el inicio de las obras de la carretera que se observa al fondo ante Lastra, Couto y López Ares. / JOAQUÍN PAÑEDA

El ministro preside la colocación de la primera piedra del desdoblamiento de la carretera GJ-10, con una inversión de 43,7 millones | La aprobación de la declaración ambiental pone en marcha el vial de Jove, que costará 78 millones

MARCO MENÉNDEZ GIJÓN.

Lo que ayer iba a ser solo el acto protocolario del inicio de las obras de desdoblamiento de la carretera GJ-10, entre Lloreda y Veriña, dentro del proyecto de accesos al puerto de El Musel, se convirtió en un aluvión de noticias sobre esta obra estratégica para el futuro del puerto. El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, no se limitó a destapar el correspondiente hito kilométrico, sino que también anunció que la declaración de impacto ambiental del vial de conexión por Jove acaba de recibir el visto bueno y ha sido publicado por el Boletín Oficial del Estado. Pero aún hubo más. El consejero de Infraestructuras, Ordenación del Territorio y Medio Ambiente, Fernando Lastra, también hizo su propio anuncio, que anteayer se adjudicó el acceso desde La Peñona hasta la Zona de Actividades Logísticas e Industriales de Asturias (ZALIA). De este modo, tres de las cuatro patas que conforman este ambicioso y esperado proyecto parecen ya resueltas. Solo quedaría por solucionar la conexión con El Musel por El Empalme y Aboño.

MÁS NOTICIAS

Las inversiones no son nada despreciables. La obra que comienza ahora, el desdoblamiento de la GJ-10, supone una inversión de 43,7 millones de euros (incluidas expropiaciones y el 1% cultural), para 3.459 metros de autovía (con un volumen de tráfico de 18.000 vehículos diarios, de los que 2.000 son pesados).

El vial de Jove, del que 1.600 de sus 2.500 metros de longitud serán soterrados, costará 78 millones de euros. Finalmente, la conexión con la ZALIA saldrá por 16 millones, al tratarse de una carretera convencional, ya que no se considera necesaria una autovía debido a su volumen de tráfico, unos 7.000 vehículos diarios.

El ministro De la Serna se mostró muy satisfecho con el acto de ayer, que supone «el cumplimiento de un compromiso del Gobierno de España con Asturias». La puesta en marcha de las obras de los accesos a El Musel suponen, en su opinión, que «se garantiza tanto una mejor accesibilidad al puerto, favoreciendo su competitividad, como la calidad de vida de los vecinos».

Para resaltar la importancia que le da el Gobierno de la nación a esta actuación, De la Serna recordó que «fue el propio presidente del Gobierno quien en el último Consejo de Ministros del año pasado dio un paso adelante para sacar este proyecto del acuerdo de no disponibilidad. Podía elegir una obra y eligió esta».

Los trabajos, que incluirán dos rotondas a distinta cuota y hasta 25 estructuras de diferente tipo, tienen un plazo de ejecución de 39 meses, aunque, «en la medida de lo posible, queremos que se reduzca», apuntó el ministro. Además, también apuntó que la obra conlleva la reforma del enlace de Lloreda, incorporando las conexiones sentido Gijón-Santander y viceversa, algo que celebró especialmente.

En cuanto al vial de Jove, Íñigo de la Serna explicó que el proyecto corre por cuenta de la Autoridad Portuaria de Gijón, que ya lo tiene prácticamente terminado y ya dispone de la declaración de impacto ambiental aprobada desde hace unos días. Apuntó que, «en cuanto el proyecto esté aprobado, iniciaremos la licitación y la obra la hará el Ministerio de Fomento. La Autoridad Portuaria aún tiene que hacer algunos trámites administrativos y estoy convencido de que correrá. Ese tramo es el que tiene la inversión más importante, de 78 millones de euros para 2,5 kilómetros, porque la mayor parte discurre en túnel. Ahora, tenemos que esperar a recibir el proyecto e inmediatamente iniciar los trámites para hacerlo, porque la obra que ahora iniciamos no tiene ningún sentido sin la conexión con el vial de Jove».

Otro enlace hasta El Musel, la conexión por El Empalme y Aboño, ha sido aplazado por la Autoridad Portuaria de Gijón, pero lo que sí está ya en marcha es el acceso a la ZALIA. Fue el consejero Fernando Lastra quien anunció que los trabajos fueron adjudicados anteayer mismo. «Es nuestra contribución a una obra relacionada con los accesos a El Musel. Se trata de ir aportando respuestas a los problemas que tenemos en común y que nuestras infraestructuras estén al servicio del desarrollo económico y de la industria asturiana. Hemos dado la justa respuesta para hacer los viales que nos correspondían», indico.

Los detalles los aportó el director general de Transportes, José María Pertierra, quien indicó que se trata de una carretera convencional nueva, «una pieza fundamental para conectar la ZALIA con la red de alta capacidad y con el puerto. Las tres actuaciones conforman un sistema de infraestructuras que garantizan la accesibilidad entre la ZALIA y El Musel». La obra la realizará San José Constructora por 15.966.420,02 euros, en un plazo de ejecución de 22 meses.

Pertierra apuntó que «tenemos la ventaja de que ya hay una total disponibilidad de los terrenos y tenemos resueltos los servicios que estaban afectados. Es una carretera convencional, tipo de 80 kilómetros por hora, y no solo beneficia a la ZALIA, sino también al polígono de Somonte y a Aceralia». Esta vía se podrá desdoblar en un futuro.

Fotos

Vídeos