Foro trata de persuadir a la oposición para evitar el rechazo a su propuesta fiscal

«El Ayuntamiento va a tener problemas de financiación», advierte la izquierda al descartarse el cobro de un IBI diferenciado en 2018

I. VILLAR GIJÓN.

Foro busca aliados para sacar adelante en el Pleno de la próxima semana su proyecto de ordenanzas fiscales para 2018. En la comisión de Hacienda del martes, el gobierno municipal se quedó solo en la defensa del documento, pese a la inclusión de dos enmiendas, una para elevar el tipo del IBI a los bienes de características especiales, con la excepción del puerto, y otra para rebajar del 5% al 4,7% la subida prevista. PSOE y Ciudadanos votaron en contra de la propuesta y el resto de grupos se abstuvieron, por lo que el dictamen de la comisión al proyecto fiscal para el próximo año fue desfavorable, a expensas de lo que ocurra en la votación plenaria. En ella, al 'no' de PSOE y Ciudadanos se sumará el del PP, según confirmó a EL COMERCIO este grupo municipal. Con once concejales en contra y solo ocho a favor, la aprobación de las ordenanzas se le pone cuesta arriba al gobierno, que en las últimas horas ha redoblado la presión sobre los grupos de la oposición para intentar que alguno de ellos cambie el sentido de su voto, del 'no' a la abstención o de la abstención al 'sí'. De no lograrlo, cabe la posibilidad de que retire el proyecto para evitar que sea derrotado en el Pleno. En ambos casos la consecuencia sería la misma, la congelación fiscal plena.

Si se diese esa situación, el Ayuntamiento debería renunciar a los ingresos que esperaba recaudar con la nueva tasa a instalaciones de transporte de energía eléctrica, gas, agua e hidrocarburos que atraviesen terrenos públicos o comunales fuera del casco urbano. También a los procedentes del aumento de la tasa que se aplica a los cajeros automáticos y a los que generaría la nueva fórmula que se iba a aplicar para el cobro por el aprovechamiento especial del dominio público por parte de las compañías de telefonía móvil. Entre todas esas medidas apenas sumarían 300.000 euros, pese a lo cual el gobierno ha dedicado las últimas horas a contactar con los grupos para pedirles su apoyo en el Pleno.

Advertencias de Intervención

En los últimos meses han sido varias las advertencias de la Intervención municipal sobre la necesidad de incrementar los ingresos corrientes para evitar el incumplimiento de los requisitos de estabilidad presupuestaria que marca la ley. Ayer, la concejala Ana Castaño, de IU, destacaba cómo mientras entre 2015 y 2016 los ingresos corrientes se redujeron un 7,1%, en casi 16 millones de euros, los gastos aumentaron un 3,1%, 5,4 millones. «Estamos empezando a tener un problema en relación con la financiación. Ya no solo existe el riesgo de no poder incrementar los servicios, sino que podemos ir a un escenario en el que no tengamos recursos suficientes para mantener lo que tenemos», advirtió.

Castaño aseguró que aplicar un IBI más elevado a las propiedades no residenciales de más de un millón de euros habría reportado ingresos adicionales «sin necesidad de afectar a toda la población». Y recordó que este tipo diferenciado «no es una propuesta de radicales que vengamos a expropiar», sino que se aplica en ciudades «de todo color político», entre las que citó Málaga, gobernada por el PP, y Sevilla, con alcalde socialista. «Lamento que el PSOE no consultara al alcalde de Oviedo y se haya atemorizado al primer envite», señaló en relación a la retirada por parte de los socialistas de su enmienda a favor del IBI diferenciado.

«Un error»

Nuria Rodríguez, de Xixón Sí Puede, calificó de «error» la renuncia socialista a ese tipo específico para las propiedades de mayor valor. «Fue un sorpresón la retirada de la enmienda, no entendemos por qué no apoyan aquí lo que apoyan en Oviedo. Coincidió con IU en su «preocupación» por la necesidad de aumentar los ingresos «para atender todos los gastos y obligaciones municipales».

Fotos

Vídeos