Los Fuegos superan el examen

Varios fuegos artificiales, vistos desde Poniente. / P. CITOULA

Vecinos y turistas destacan su variedad aunque «esperaban más» de la traca | La alcaldesa valoró la mejora respecto al año pasado mientras que el PP pide adquirir proyectiles «sin humo» para próximas ediciones

Ó. PANDIELLO GIJÓN.

Después de un 2016 decepcionante, las condiciones meteorológicas permitieron que Gijón volviese a disfrutar de una intensa sesión de fuegos artificiales en honor a Begoña. En total, fueron 26 coloridos minutos en los que el motivo nació de tres fenómenos naturales: la aurora boreal, el arcoiris y el terremoto. Preguntados por el espectáculo, tanto vecinos como turistas coinciden: el sabor de boca es bueno. «Estuvieron muy bien. Pudieron verse, que no es poco, y la valoración general es positiva. Quedaron muy guapos», sostiene Miguel Alonso, vecino de la ciudad. De la misma manera se pronunció José Ángel Buría, que se mostró «satisfecho» con el espectáculo aunque para la próxima ocasión espera algo más de la traca final, «que se quedó algo coja». Esta opinión es compartida por varios encuestados. «Quedó un poco a medias. Medio minuto más de ruido y habría quedado perfecto», subraya María Blanco.

Más información

Entre los visitantes, la satisfacción también es generalizada. «Estuvieron muy chulos. Aunque les habría dado algo más de ritmo», resume Luis Martín, de Ávila. A su juicio, hubo «tres momentos muy buenos» que deberían haberse mantenido en el tiempo. Su compañero Paco González, de Madrid, lamenta que desde Campo Valdés, zona donde los vieron, «igual no fue la mejor zona, pero se disfrutaron igual». Gina Alemanno, de procedencia italiana, también vivió junto a la costa el espectáculo pirotécnico. «No es la primera vez que los veo aquí y repito porque me gustan mucho, no falla», afirma. José Manuel Fernández, vecino de Mieres pero residente en Bélgica, afirma por su parte que «ha sido un muy buen espectáculo, siempre merece la pena venir a Asturias a estas cosas».

En el otro extremo se encuentra la ovetense Paula Aguirre. Según explica, es la primera vez en muchos años que viene a Gijón para ver la mayor cita de la Semana Grande y el balance no es positivo. «No me gustaron. Pediría más emoción para la traca final y un poco más de ruido a lo largo del espectáculo», sostiene.

«Al final se pudieron ver»

La alcaldesa valoró ayer el espectáculo pirotécnico positivamente, sobre todo teniendo en cuenta la situación vivida el año pasado. «Han sido unas fiestas muy completas. En cuanto a los fuegos, era un día que esperaban todos los gijoneses y visitantes y al final se pudieron ver», afirmó satisfecha. Los fuegos, asimismo, también recibieron el aprobado de la oposición municipal. Mario Suárez, de Xixón Sí Puede, evitó entrar en valoraciones técnicas y se limitó a destacar que «a la gente le gustaron», a lo que añadió la «gran aceptación» que tiene esta cita del verano gijonés y su importancia «para la microeconomía local». También Pablo González, del PP, consideró que «la pirotécnica hizo un buen trabajo en función de lo que se le pedía. Pero aunque el espectáculo estaba bien planteado y fue bonito, se repitió el mismo problema que otros años, que es que la primera mitad de los lanzamientos se ven muy bien pero los siguientes ya no». Para solucionarlo pide que en futuras ediciones los pliegos de contratación incluyan el uso de «fuegos sin humo».

El PP no es el único grupo que plantea la necesidad de introducir cambios que contribuyan a mejorar el atractivo de esta cita. José Carlos Fernández Sarasola, de Ciudadanos, cree que «deberían darle alguna vuelta, por ejemplo añadiendo otras ubicaciones para el lanzamiento». No obstante, en su opinión los fuegos de este año «han estado muy bien, con mucha variedad y una traca final espectacular». Desde IU la concejala Ana Castaño destaca que fue «la gran noche de Gijón, con mucha gente disfrutando».

Fotos

Vídeos