«En la gaita hay bastante intrusismo»

José Luis García, en la plaza Mayor gijonesa, durante la Fiesta de la Sidra Natural. / JORGE PETEIRO
José Luis García, en la plaza Mayor gijonesa, durante la Fiesta de la Sidra Natural. / JORGE PETEIRO

La formación que dirige pasea el nombre de su ciudad por donde va: ahora preparan disco con espectáculo en vivo

PABLO A. MARÍN ESTRADA

Los hemos visto y oído dando solemnidad musical a múltiples eventos de la ciudad, la última vez este domingo en la Fiesta de la Sidra Natural. La Banda de Gaites Villa de Xixón lleva desde el año 2000, bajo la batuta de José Luis García Díaz (Gijón, 1976), ilustrando el mapa sonoro local y el de más allá de nuestras fronteras con los aires de la tradición del país. Ahora sus sones vienen a despedir el verano, su época de más 'xaréu'. «Nuestra actividad principal es de junio a octubre, en invierno no hay tanta actuación y entonces lo que toca es seguir trabajando», explica su director. En sus cuarteles invernales este año lo les faltará tarea: un espectáculo y un disco titulado 'Spirum' concentrarán sus esfuerzos en los próximos meses.

Desde que los últimos maestros clásicos del 'punteru' como Remis Ovalle o Pepe Veriña 'requintiaran' sus notas finales hasta hoy, ha llovido mucho y han cambiado bastante las cosas. «Entonces hablar de profesionalización era imposible. Llibardón hizo giras internacionales y Remis, pero eran cosas puntuales y tendrían su repercusión económica. No existía la figura del profesional, aunque, desde hace dos décadas, sí hay gente que hemos dado ese paso», relata José Luis.

Lo que no ha cambiado es su vinculación con el verano y su calendario repleto de fiestas. «Hace 40 años había muy pocos gaiteros en Asturias y andaban de romería en romería todo el verano. Remis o Pepe Veriña se pasaban tres meses fuera de casa», evoca el director de la banda gijonesa.

Hoy son legión, tal vez demasiados para que quienes les contratan sepan distinguir entre las voces y los ecos, o, como señala José Luis, «entre verdaderos profesionales con formación y que pagamos nuestros impuestos y la gente que toca no tan bien o que toca en un chigre o una fiestuca al salir de su trabajo... y que cobra por ello: en este mundo hay bastante intrusismo », afirma.

Otro cambio en el mundo de la música asturiana desde hace décadas es la presencia cada vez mayor de mujeres en formaciones como las bandas o los grupos folk, aunque se siguen viendo pocas gaiteras: «¿En eso estamos como en tiempos de Remis?», le preguntamos, y José Luis reconoce que, «históricamente, el predominio masculino es un hecho. Los gaiteros salían a las romerías y a las mujeres les tocaba quedarse en casa. Parte de eso aún puede explicar que no haya tantas gaiteras o que las chicas a veces prefieran la percusión. No es el caso de nuestra banda, donde estamos casi 'fifty-fifty'», apunta. La banda cuenta en la actualidad con 35 integrantes y una decena menos en su agrupación infantil, formada en su escuela de música tradicional.

«Estamos en un buen momento y la banda está consolidada», declara su director, y aprovecha para expresar el anhelo que comparten sus miembros: «Nos gustaría poder representar a Xixón como banda municipal, tener ese apoyo oficial que tienen bandas como la de Oviedo, por ejemplo». Su próximo reto está en ese proyecto: 'Spirum', que será realidad en enero de 2018: «Hevia, Tuenda o Marisa Valle estarán con nosotros en el Jovellanos», adelanta, y ya vamos reservando entrada.

Temas

Gijón

Fotos

Vídeos