Una gala con recuerdos a Elías García y reivindicaciones dentro y fuera del teatro

Numeroso público llenó el Teatro Jovellanos para presenciar la entrega de las Medallas de la Villa.

La música fue el hilo conductor de una ceremonia en la que se vivieron momentos de gran emoción

P. L. / M. M. GIJÓN.

Las entidades distinguidas con las Medallas de la Villa son muy variopintas. Pero además de su trabajo en favor de la sociedad gijonesa, tienen algo en común: la emoción que vivieron sus representantes en la ceremonia de ayer. Una de las más conmovidas fue la escritora Covadonga Sánchez, que recogió el galardón visiblemente enternecida. Una emoción que también impregnó el discurso de Xuacu Carballido, portavoz de la charanga Ventolín, que se dirigió al numeroso público y a las autoridades junto a nueve miembros más.

Sin embargo, la música que acompañó a las imágenes que se proyectaron de la charanga no gustó a su portavoz. «Queríamos que sonara el Himno de Riego», dijo, pero, en su lugar, la Banda de Música de Gijón interpretó 'Bella Ciao', un popular canto partisano italiano de la resistencia contra el fascismo. No fue la única protesta. En el exterior del teatro, trabajadores de Modultec denunciaron el despido de compañeros. Precisamente, la ambientación musical desempeñó un papel importante en la gala. Así, el público contempló las fotografías del Industrial con la canción de Village People 'YMCA', festiva a más no poder. El Conseyu de Mocedá de Xixón contó con el telón musical de 'Happy', de Pharrell Williams; mientras que la Compañía de Jesús fue introducida con 'Gabriel's oboe', el conocido tema de la película 'La Misión'.

Por su parte, el superior de los jesuitas, Inocencio Martín, tuvo un recuerdo para el padre Cifuentes, que se encuentra hospitalizado en estado grave. Y también para Elías García, antiguo alumno de la Inmaculada y jefe de Protocolo de la Cámara de Comercio, fallecido el pasado lunes. También Covi Sánchez hizo mención a Elías.

Fotos

Vídeos