Los más gallos vuelan en Gijón

El equipo de los Gallos de RedBull acapararon miles de miradas durante su actuación./DAMIÁN ARIENZA
El equipo de los Gallos de RedBull acapararon miles de miradas durante su actuación. / DAMIÁN ARIENZA

Treinta equipos compitieron para demostrar su valentía e ingenio ante las miles de personas congregadas en el Puerto Deportivo

LAURA SAIZ

Aforo completo en Gijón. Ni un alma más cabía ayer en las inmediaciones del Puerto Deportivo atraídas por el 'Día de las Alas'. La multitud, expectante, ocupaba el paseo desde los espigones del muelle hasta algo más arriba de la cuesta del Cholo, pues nadie quería perderse el espectáculo en el que una treintena de equipos se lanzaba por una plataforma situada a seis metros de altura montadas en cacharros que, además de voladores, eran divertidos. La actividad, organizada por RedBull, prometía emociones fuertes y cumplió expectativas. Los 40.000 espectadores que, según la organización, vieron el 'show', disfrutaron de la marca, la velocidad, la altura y la adrenalina. Eso era lo que se podía respirar en el ambiente durante las cinco horas que duró de competición.

Desde bien temprano, a eso de las 10 de la mañana, todos los equipos estaban en sus posiciones a la espera de recibir la valoración de los jueces. Uno por uno demostraron sus habilidades, su originalidad y las ganas de montar el espectáculo. Algunos incluso se animaron a cantar y bailar, todo con tal de obtener la máxima puntuación. El jurado, formado por el palista Saúl Craviotto, la surfista Lucía Martiño, la periodista Cristina Mitre, el piloto Dani Sordo y el 'youtuber' Jorge Cremades, quien confesaba tener «muchas ganas de pasarlo bien y de que alguno de los participantes consiga batir el récord mundial, que hay mucho talento aquí hoy».

Más noticias

Y razón tenía porque talento fue lo que derrocharon los participantes. Todo comenzó entre gritos y aplausos cuando aparecieron los tres presentadores repartidos en puntos estratégicos. Emilio González, sobre el escenario, avivaba el 'show' y motivaba a los equipos antes de la caída; Jorge Morales, en el palco del jurado, recopilaba sus impresiones y conectaba a su vez con la cuesta del puerto donde se encontraba Cristina Boscá, encargada de entrevistar a los participantes según iban saliendo del agua.

El primer puesto de la competición se lo llevó 'El Puto Delorean', el cachivache obra de un grupo de amigos de Valencia, que, como venían del futuro, «ya habíamos previsto que esto iba a pasar», bromearon. Lo hayan vaticinado o no, lo que sí es cierto es que «nos pegamos una paliza para venir, pero ha merecido la pena», confesaban desbordantes de alegría. Los segundos fueron 'Cortaleña Mauricio', un tributo al conocido cuento de Disney de 'Bella y Bestia' con el que el equipo granadino confíaba en que no le iría mal, si bien es cierto que verlo en directo «nos ha emocionado mucho más de lo que pensábamos». El tercer puesto se lo llevaron los maños a bordo del 'Otto Bus'. El equipo venía con muchas ganas y una meta clara: «ganar y dedicárselo a nuestro compañero fallecido, el yayo Jose». Y vaya que si ganaron, pero por partida doble, pues no solo se quedaron el bronce, sino que también se llevaron el cariño del público al ser los más votado.

También los equipos asturianos se llevaron premio. Los lenenses de 'La Loco-Voladora' fueron elegidos como el equipo inimitable, es decir, los más originales, destinción que les hizo «muy felices». Y los gijoneses de los 'Power Dangers', también «muy contentos», por lograr la máxima distancia recorrida, aunque «ser primero hubiera estado mejor. Aún así, estamos muy orgullosos de lo que hemos conseguido tras llevar mes y medio trabajando en ello».

Lo que se vio ayer desfilar por Gijón fueron auténticas 'performances' que lograron sacar carcajadas al público y, en algún momento, también que se echase las manos a la cabeza ante las graciosísimas caídas, como en el caso de los equipos Platillo Break Free, Baby Boom, La sevillana del norte, Electronic Machine o La Cigüeña Manolo. Hubo otros que no tuvieron tanta suerte y tras subir por la inclinadísima rampa, actuar sobre la plataforma durante treinta segundos y encandilar al público con sus disfraces y sus bailes no pudieron terminar el 'show'. Tanto el equipo local Muchamecha Chalaneru. como Magical Flying y el improvisado en el mismo día Pepephone tuvieron una salida accidentada que acabó con sus opciones de triunfo, pero sirvió para vivir la experiencia. «Que nadie se desanime, que lo importante es participar», les alentaba Boscá desde la rampa viendo el bajón de ánimo que habían sufrido y la cara de pena de los concursantes.

Y con las mismas, siguieron subiendo uno por uno a la pista de despegue. Pilotos en sus posiciones y una tripulación dispuesta a empujar lo que hiciera falta con tal de conseguir lanzar su aparato volador lo más lejos posible. Perder no era una opción, nadie quería quedarse atrás. Y, tras escuchar tres pitidos, comenzaban la carrera de veinte metros en dirección al vacío. Una caída de seis metros era lo que separaba a los participantes de un 'piñazo' asegurado. Y si algo estuvo presente en esta competición, fueron los de casa, cuya nómina se completó con los equipos Red Cow, Madreñogiro 2.0, El Cañón del Piles, La Alfombra Mágica, La Saeta del Caballero Furaco, Despegue Sportinguista, Eliavion 1 y Curruscos. Los asturianos fueron de los más aplaudidos y es que, la patria tira y ver cómo una madreña, una ternera asturiana, el escudo del Real Sporting o una botella de sidra sobrevolaban el puerto emocionó a todos los presentes.

El resto de concursantes, aunque no contaba con poder tocar la fibra sensible, no se quedaban atrás. Nada los podía detener antes de que se lanzaran de cabeza, culo, volando, rodando o como cuadrase al agua. Los responsables de tales malabares fueron: Anchoas Cántabras, Ases del Polen, Crazy Goat Garage, El Piñazo, Equipo A-Volar, Bf Air, Los sin techo y E.T. mi casa teléfono.

Pero como RedBull no sería lo mismo sin ninguna sorpresa, los campeones de las batallas de gallos quisieron estar presentes y demostrar que ellos saben hacer mucho más que improvisar rapeando. Disfrazados de pollos y a lomos de un gallo gigante, Embaka, Invert, Arkano, Skone y Chuty no dejaron pasar la oportunidad de calentar el ambiente, lanzar unas rimas y poner a Gijón «a hacer ruidooo» para terminar dándose un buen chapuzón. Desde luego un subidón de adrenalina para cargar las pilas antes de la batalla que tendrá lugar en Madrid el próximo sábado 23 y en la que participarán. De esta saldrá el nuevo campeón nacional.

Con el 'Día de las Alas', Gijón se ha colocado en el punto de mira internacional. Además, la ciudad ha iniciado septiembre con una cita en la que primó la originalidad y congregó a miles de personas. RedBull ha dado alas a la jornada dominical gijonesa y el público disfrutó de una competición que hasta la lluvia respetó durante la mayor parte del encuentro.

Fotos

Vídeos