«Sin la ganadería, Asturias no sería la que conocemos»

Begoña Santos (segunda por la izquierda), junto a Elena Cebada, Sergio Blasco, Carmen Moriyón, María Jesús Álvarez, Francisco Vázquez y Rubén García.
Begoña Santos (segunda por la izquierda), junto a Elena Cebada, Sergio Blasco, Carmen Moriyón, María Jesús Álvarez, Francisco Vázquez y Rubén García. / CITOULA

La IGP Ternera Asturiana cumple quince años con una facturación de 30 millones | La marca de calidad, cuarta de España, aglutina a más de 5.600 profesionales y el pasado año certificó 6,6 millones de kilos de carne

GLORIA POMARADA GIJÓN.

'Quince años poniendo corazón' reza el eslogan de la campaña que este año conmemora el decimoquinto aniversario de la Indicación Geográfica Protegida (IGP) Ternera Asturiana. Y pasión pusieron ayer los ganaderos, distribuidores, carniceros, autoridades y responsables de las asociaciones de criaderos y de la propia marca en la celebración de la efeméride. «Sin la ganadería, Asturias no sería tal y como la conocemos», destacaba Sergio Blasco, presidente de IGP Ternera Asturiana. La gala aniversario, celebrada en el Jardín Botánico Atlántico, reunía ayer a impulsores de la marca «de todos los eslabones de la cadena», desde la más antigua ganadera inscrita en el registro de la IGP, María Jesús Rodríguez Menéndez, a la veterana carnicería Vicente, de Pola Siero, primera en inscribirse en la marca de calidad. «Si vienen de Madrid aquí a por la carne ye que ye buena», valoraba Rodríguez, quien posee en Cangas del Narcea una explotación de 27 cabezas.

Con la creación de la IGP Ternera Asturiana en 2002 «se puso fin a décadas de desconfianza entre ganaderos y comerciantes. La unión de todos es la clave del éxito», indicaba Blasco. 281.000 terneros certificados en estos quince años, 74 millones de kilos de carne y más de 5.600 ganaderos registrados son las cifras que avalan el crecimiento de la IGP, cuarta marca de calidad de España tras el jamón de Guijuelo, el queso manchego y la ternera gallega. El último logro llegaba esta misma semana, con la concesión del registro de vacuno mayor. «Va a permitir poner en valor animales de más de dieciocho meses», explicaba Blasco.

La consejera de Medio Rural, María Jesús Álvarez, aportaba las claves económicas de un proyecto que facturó treinta millones de euros el pasado año. «El empleo medio de la Ternera Asturiana es de más de 9.500 personas», destacaba la consejera. Recordaba, además, que un 87,5% de la producción final agraria en Asturias corresponde a la ganadería. Por su parte, la anfitriona del acto, Carmen Moriyón, valoraba el «motor económico» que el sector ganadero representa para el municipio. «Asturias siempre ha sido ganadera y el concejo de Gijón no podía serlo en menor medida. En él hay 190 ganaderías inscritas en la IGP, que trabajan con orgullo la crianza de animales de las razas autóctonas de Asturias», destacó la alcaldesa.

Incorporación de jóvenes

La celebración de sus quince años de historia sirvió para recordar el camino andado y hacer números, pero también para mirar a un futuro en el que los jóvenes ganaderos tienen reservado un papel protagonista. «Con esta campaña queremos hacer hincapié en las jóvenes promesas, que llegan con nuevas ideas a la par que abrazan la tradición de sus precursores», señaló el presidente de la IGP. «La ganadería puede ser importante por el problema de trabajo, muchos jóvenes se están metiendo», indicó José Manuel González, presidente de la Asociación de Criadores de Vacuno Selecto de la raza Asturiana de los Valles (Aseava). Entre esos jóvenes que se están incorporando al sector, la marca destacaba mediante un vídeo el papel de chicas que apenas superan los veinte años. «La mujer se está incorporando al sector, cada vez ves a más gente joven», celebraba la consejera del consejo regulador, Begoña Santos. «Queda un camino muy bonito por delante».

Fotos

Vídeos