«No garantizar la Constitución es impropio de la Policía»

Los homenajeados, con las autoridades, posan en la escalinata de la Colegiata, donde se celebró la ceremonia. / DANIEL MORA

El comisario Dámaso Colunga critica la actuación de los Mossos y califica de «perversión» no hacer cumplir la ley

OLAYA SUÁREZ GIJÓN.

Hugo se convirtió ayer en el símbolo de la Policía Nacional durante la fiesta de los Santos Ángeles Custodios. El hijo del subinspector de la Unidad de Prevención y Reacción (UPR) Iván Fernández Platón salió tímidamente a recoger la cruz con distintivo blanco concedida a su padre en reconocimiento al rescate de un bañista que se estaba ahogando junto al espigón del Club Natación Santa Olaya. El niño se encontraba con su progenitor en las instalaciones deportivas cuando el policía no dudó en salir corriendo al escuchar pedir auxilio. Logró sacar con vida al adolescente que a punto estuvo de perder la vida. El deber le llamó estando fuera de servicio y ayer también le impidió asistir a su propio homenaje al estar desplazado en Cataluña con motivo del 1-O. La ovación recibida por Hugo encarnó los valores que defiende la Policía Nacional: el servicio al ciudadano y con la misión de garantizar la Constitución.

No fue el único que trasladará el homenaje a su padre a su regreso. Kevin Lera, policía en prácticas en la Comisaría de Gijón, recogió la cruz al mérito policial en nombre de su padre, Gumersindo Lera, que también forma parte del dispositivo especial que partió hacia Cataluña la semana pasada.

«La Policía Nacional está y estará siempre del lado de la Constitución y del Estado democrático, garantizando la seguridad ciudadana y auxiliando a los jueces y fiscales». «Vivimos en un país que por suerte es un Estado democrático, con sus derechos y sus deberes, pero democrático, y así tenemos que preservarlo», añadió el Comisario en referencia a los incidentes del domingo en Cataluña.

Definió la actuación de los Mossos de «perversión en el incumplimiento de las órdenes» y remarcó que el principio del cumplimiento de la ley «no puede ser obviado por ningún cuerpo policial, sea nacional, local o regional, sin correr el riesgo de caer en el descrédito y en la desconfianza y de incurrir en un delito grave de desobediencia».

Dámaso Colunga defendió la actuación de la Policía Nacional para frenar el referéndum ilegal. «Se actuó con proporcionalidad y prudencia, somos policía judicial y no defender la labor de los jueces y los fiscales sería impropio de la Policía. Todos los policías hemos jurado la Constitución», remarcó.

«Los ultras no deben seguir»

En el ámbito local, Dámaso Colunga resaltó que «Gijón sigue siendo una de las ciudades más seguras de España, con 24,3 infracciones por cada mil habitantes, lo que supone 40 puntos por debajo de la media nacional». «En relación a los robos en viviendas, que tanta alarma causan entre la ciudadanía, descendieron un 24% respecto al año anterior, mientras que los robos con violencia experimentaron una disminución del 16%», señaló el Comisario, quien destacó además que «los ratios de esclarecimiento de delitos están entre los más altos del país, con un 63% de delitos esclarecidos, llegando en algunos casos a casi el 100%». «En lo que va de año no hemos tenido ningún homicidio en la ciudad, aunque sí los graves incidentes del joven Germán en Fomento, al que aprovecho, tanto a él como a su familia, para mandarles muchos ánimos y para recordarles que siempre estaremos ahí para lo que necesiten», dijo el jefe de la Policía Nacional.

Tuvo palabras, antes de la misa que se ofició en la iglesia parroquial de San Pedro, para el «inadmisible» episodio protagonizado por seguidores radicales del Sporting que dejaron heridos a seis policías. «La orden judicial de alejamiento ha sido ejemplar. Posiblemente llegue el momento en que tengamos que plantearnos si 'Ultra Boys' deben seguir como tal o el estadio tiene que tener una grada de animación normal», consideró.

En el acto de celebración de los Santos Ángeles Custodios, que tuvo lugar en la Colegiata de San Juan Bautista, estuvieron presentes la alcaldesa de Gijón, Carmen Moriyón; Francisco Javier Puerta Muñoz, teniente coronel jefe de la Comandancia de la Guardia Civil en Gijón; el jefe de la Policía Local, Alejandro Martínez Gallo; el presidente de la Sección Octava de la Audiencia Provincial, Bernardo Donapetry; el concejal de Seguridad Ciudadana, Esteban Aparicio; concejales de los grupos municipales; representantes del Ejército y de la Comandancia de Marina, el director de EL COMERCIO, Marcelino Gutiérrez, además de integrantes de las asociaciones de vecinos y de los estamentos empresariales y sociales de la ciudad. La fiesta concluyó con el nuevo himno de la Policía Nacional y con el 'Asturias, patria querida' entonado por el coro de voces de Cimavilla. Un jornada de honores y de patriotismo.

Fotos

Vídeos