El gerente de LonjaGijón recibe la carta de despido tras declarar ante el juez

El gerente de LonjaGijón recibe la carta de despido tras declarar ante el juez
Simón Arrizado se dispone a entrar en los juzgados con su abogado, el lucense Óscar Torres. / HUGO ÁLVAREZ

Simón Arrizado tuvo que costearse su defensa, un letrado de Lugo, en su citación judicial por una investigación que pone bajo sospecha su gestión

Marcos Moro
MARCOS MOROGijón

Afirmaba Simón Arrizado el pasado fin de semana a EL COMERCIO que nadie de la Autoridad Portuaria de Gijón le había notificado de forma oficial su destitución como gerente de LonjaGijón. Era cierto. Aunque ya se le había hecho llegar por varias vías de que ya no gozaba de la confianza del presidente de El Musel, Laureano Lourido, no fue hasta la tarde de ayer cuando le llegó la carta de despido. Arrizado fue a trabajar el lunes a la rula gijonesa y volvió a hacerlo ayer después de declarar ante el juez Jesús Pino, titular del Juzgado de Instrucción número 3, en relación a una investigación judicial que, a raíz de unas escuchas policiales a unos arrastreros de bandera portuguesa, ha puesto bajo sospecha su gestión al frente de la lonja en estos últimos casi tres años.

El gallego de 42 años apareció por las inmediaciones del Palacio de Justicia poco antes de la diez de la mañana, la hora en que estaba citado para prestar declaración ante el juez Pino por un asunto que ya le obligó a remitir el pasado mes de septiembre abundante documentación que le fue requerida por las autoridades pesqueras de Madrid sobre descargas de pescado en El Musel de un grupo concreto de barcos perteneciente a un armador con base en Riveira (La Coruña), acusado de esquilmar la merluza negra de la Antártida.

Arrizado, justo antes de declarar, aseguraba a EL COMERCIO «estar tranquilo» y dispuesto a aclarar todo aquello que le preguntase el juez sobre las presuntas irregularidades en la venta de pescado que se destaparon a partir de un pinchazo telefónico. Unas escuchas a un grupo concreto de barcos que descargaban habitualmente sus capturas en la zona del Rendiello del puerto gijonés interceptaron una conversación comprometedora en la que se daba entender un acuerdo entre armador y rula para la ocultación de las ventas de cientos de kilos de xarda. Uno de los buques investigados que sacó a la luz ese posible fraude es el 'Roaz', de bandera portuguesa y vinculado a la casa armadora gallega Vidal Pego.

El destituido gerente de LonjaGijón llegó al Palacio de Justicia a acompañado del abogado lucense Óscar Torres, cuya defensa se ha tenido que costear de su propio bolsillo ante la inhibición del Puerto gijonés.

También está llamada a declarar en el mismo juzgado y por los mismos hechos investigados, aunque en otra fecha Silvia García, delegada de personal y responsable de administración de la rula gijonesa. Ella es la persona que presuntamente salía hablando en las grabaciones. La plantilla de la rula está muy preocupada por el escenario que se abre tras la salida de Arrizado, que cuenta con muchos apoyos en el sector pesquero.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos