Germán Gómez y Fernando Mateos, nuevos directivos del Grupo Covadonga

Jesús Blanco. /  J. PAÑEDA
Jesús Blanco. / J. PAÑEDA

El vocal Jesús Blanco pasa a ocupar la vicepresidencia del club tras la dimisión de Sonsoles Mori y Luis Díaz

M. MENÉNDEZ GIJÓN.

El equipo directivo del Real Grupo de Cultura Covadonga que encabeza Antonio Corripio ha sufrido algunos cambios después de que Luis Díaz Gutiérrez y Sonsoles Mori de Arriba presentaran su dimisión por motivos personales y profesionales. Desde ayer mismo, se han incorporado a la junta directiva los socios Germán Gómez y Fernando Mateos.

El primero es responsable de una empresa del sector industrial de la región y en lo deportivo fue competidor y colaborador de la sección de halterofilia, con un amplio palmarés. En cuanto a Fernando Mateos, se trata de un ingeniero que desarrolla su trabajo en la gestión empresarial, mientras que en el aspecto deportivo fue jugador y técnico de los equipos de balonmano del Grupo Covadonga. Estos cambios afectan también a la cúpula directiva, ya que el hasta ahora vocal Jesús Blanco de Ángel pasa a ocupar la vicepresidencia del club.

El presidente grupista, Antonio Corripio, agradeció el «gran trabajo» desarrollado durante estos meses en el cargo a los dos directivos que abandonan ahora sus funciones y que trabajaron «en proyectos muy importantes para el club». En cuanto a los nuevos directivos, desde la entidad se indicó que «han apoyado y colaborado en el proyecto con el que la junta concurrió al proceso electoral y ahora, con su incorporación, aportarán sus experiencias profesionales y personales a la gestión del Grupo».

La elaboración del plan director es el nuevo reto que debe afrontar la junta grupista

El club de Las Mestas afronta ahora un momento muy importante para su futuro, ya que, tras la compra de la finca de La Torriente, abordará la elaboración de un plan director que será en el que se definan los nuevos usos de todas las dependencias. Hay que tener en cuenta que el objetivo no es solo el aprovechamiento de los 9.000 metros cuadrados de la nueva parcela, sino también los del actual aparcamiento y la zona de acceso a las instalaciones deportivas, con lo que se consiguen unos 20.000 metros cuadrados más para los socios. Además, también está la alternativa de incorporar la actual calle de entrada al Grupo que, aunque es de titularidad municipal, podría ser desafectada por el Ayuntamiento para que deje de ser de dominio público, con lo que podría ser vendida o permutada por los responsables municipales.

De todas formas, todo esto deberá ser incluido en un plan director que, posteriormente, habría de ser sometido a su aprobación por la masa social.

La directiva presidida por Antonio Corripio tiene claro que ese es el objetivo más inmediato que tiene que afrontar el club, después de haber desbloqueado la compra de La Torriente y relanzado las instalaciones de Mareo, tras su apertura hace un año.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos