Germán vuelve a recibir sedantes a la espera de que mejore su pulmón

Ó. PANDIELLO GIJÓN.

A 30 kilómetros de distancia de la concentración, Germán seguía estable, dentro de la gravedad, luchando contra los problemas causados por el golpe recibido en la cabeza el pasado viernes. Según explica su hermana, «le tuvieron que volver a poner sedación ya que tiene el pulmón dañado a causa del golpe». Seguirá, por tanto, en coma inducido y recibiendo antibióticos durante unos días más a la espera de que su presión intracraneal se reduzca. Los médicos, asimismo, han pedido a la familia que traten de evitar el contacto físico con él, ya que «reacciona e intenta moverse» cuando lo hacen y, a la larga, puede resultar contraproducente. La parte izquierda del cuerpo, según explican los profesionales, la tiene afectada y ha perdido reflejos, por lo que la mueve peor.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos