Gijón se define a través de sus sonidos

Desfiles de gaiteros delante del Palacio de Revillagigedo. . / J. PAÑEDA
Desfiles de gaiteros delante del Palacio de Revillagigedo. . / J. PAÑEDA

El Centro de Cultura Antiguo Instituto acoge la audición de un mapa sonoro que retrata el patrimonio acústico de la ciudad

S. G. A. GIJÓN.

«Mostrar la riqueza sonora de la ciudad». Este es uno de los objetivos que persigue el proyecto Escuchando Gijón. Una iniciativa que describe y define a la ciudad a través, precisamente, de sus sonidos. Del Nordeste colándose por la ventana de una habitación, de la sidra rompiendo contra el vaso y, también, de otros que muchas veces calificamos de ruido, los sonidos urbanos tales como los que provoca el tráfico.

Escuchando Gijón se ha ido nutriendo, además, de las grabaciones que unos y otros han ido enviando a los promotores de esta iniciativa, que se viene desarrollando de la mano de la Escuela Politécnica de Ingeniería de Gijón, a cargo de un equipo multidisciplinar dirigido por el profesor Javier Suárez Quirós, con la colaboración del Taller de Músicos de Gijón (Fundación Municipal de Cultura, Educación y Universidad Popular del Ayuntamiento).

Todos los sonidos conseguidos se unirán para dar forma a una instalación sonora, que se podrá escuchar desde las once de la mañana a las siete de la tarde en el patio del Centro de Cultura Antiguo Instituto.

La entrada es libre mientras no se complete el aforo. Con esta propuesta, además, se celebrará el Día Mundial de la Escucha.

De forma continuada, Gijón mostrará cómo suena, para que todo aquel que quiera pueda acudir a «escuchar la mar de sonidos» que conforman, también, el patrimonio cultural de la ciudad, desde el trasiego de sus calles hasta la celebración de un gol del Sporting o la llegada y posterior amarre de un barco en un noray. Sonidos todos ellos que contribuyen a crear ciudad.

Fotos

Vídeos